Textos y fotosEditorial Viajeros
Compartir

Portugal, 5 razones para viajar al Algarve

Reconocido mundialmente como uno de los que guarda mejor relación calidad-precio, el sur de Portugal es el lugar donde disfrutar de unas vacaciones de diez sin volver a casa en negativo.

No se precisan muchos motivos para viajar al país vecino, y más exactamente al Algarve portugués, pero si alguien necesita un último empujoncito para decidirse, os daremos algunas de las razones que más nos convencen.

 

1. Días soleados. En verano el cuerpo nos pide sol, cielo azul y luz, mucha luz, que nos devuelva el equilibrio. El Algarve, con su media interanual de 3.000 horas de sol al año, hace realidad el sueño estival, poniendo en bandeja el ingrediente indispensable y garantía de satisfacción de todo menú vacacional: el buen tiempo.

2. Un paraíso cercano. A nadie le gusta perder el tiempo en interminables traslados y trayectos, el Algarve pone el edén a tus pies en tan solo una hora de vuelo. Con las conexiones directas Barcelona-Faro y Madrid-Faro con las compañías Vueling  y Air Nostrum respectivamente, disponibles hasta el mes de octubre, una horita de vuelo y ¡voilá! Bienvenidos al Algarve.

3. Lujo muy asequible. Es un destino perfecto cuando debemos cuidar el bolsillo. Reconocido mundialmente como uno de los que guarda mejor relación calidad-precio, el sur de Portugal es el lugar donde disfrutar de unas vacaciones de diez sin volver a casa en negativo.

4. Impresionantes playas. Porque en España estamos acostumbrados a playas kilométricas y cuidadas, valoramos aún más dar largos paseos al borde del mar. En el Algarve las encontrarás tranquilas e inmensas, con oleaje, pequeñas ensenadas a resguardo de miradas e, incluso, recónditas playas a las que acceder sólo a nado. Consulta aquí la guía de playas del Algarve.

Algunas de las más recomendadas son Ilha de Tavira, una enorme extensión de arena blanca y aguas tranquilas; Ilha de Cabanas, que con apenas 70 metros de largo y 7 de ancho, que es la opción perfecta para aquellos a los que les gustan las playas solitarias; Praia da Falésia, en Albuferia, elegida año tras año como una de las favoritas de los viajeros que visitan el Algarve, con su fotogénico contraste de arenal dorado (de más de 3 kilómetros de longitud) y acantilados rojizos; Praia da Marinha, en Lagoa, considerada también entre las más especiales de la región, por los acantilados de colores cálidos que la rodean (imagen superior); o Praia do Amado, Arrifama, Cordoama y Amoreira, en la costa occidental, entre paisajes agrestes, aguas salvajes y mares espumosos, el sueño de los que gustan de las playas vírgenes, alejadas del turismo y, muy especialmente, para amantes del surf.

5. Diversión y alegría. La agenda veraniega del Algarve contempla múltiples fiestas y festivales, con citas musicales, gastronómicas, culturales y familiares. El buen ambiente está servido de día y de noche en sus calles, sus marinas, sus paseos marítimos, sus puertos, sus cascos antiguos y, por supuesto, en sus bares y discotecas. 

Más información en http://www.visitalgarve.pt

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Texto y fotos: Editorial Viajeros

Las escapadas al campo no tenemos por qué posponerlas hasta la primavera ya que determinados espectáculos se adelantan para hacernos más liviano el invierno. Nuestra actual propuesta es aprovechar el primer fin de semana libre para viajar al sur de Portugal, al Algarve, para disfrutar de uno de los espectáculos naturales más llamativos, la floración de los almendros.

Texto y fotos: Oscar Checa

La bella Lisboa se torna aún más bohemia a la luz de las farolas. Las noches de verano son idóneas para descubrir la capital portuguesa a través de sus barrios más activos y de aquellos donde la melancolía parece haberse instalado para siempre.

Más experiencias seleccionadas para ti