Revista Viajeroshttp://www.revistaviajeros.es
disminuir fuente ampliar fuente

CASTELLÓN. PASEANDO POR LA TINENÇA DE BENIFASSÀ

 

  • Guía práctica
  • Reportaje
Castellón. Paseando por La Tinença de Benifassà

Al norte de la Comunidad Valenciana se encuentra el Parque Natural de La Tinença de Benifass
à, un espacio natural de casi 5.000 hectáreas de gran valor ecológico que debe ser recorrido con el alma y los sentidos bien abiertos. Degustar su gastronomía y comprobar cómo el tiempo se detiene serán nuestros principales objetivos. Texto y fotos: Pascual Serra (procedente de edición impresa de la revista Viajeros 161)

El Parque Natural de La Tinença de Benifassà se extiende por la comarca histórica del mismo nombre y por el término de Vallibona. En nuestro recorrido podremos observar cómo el río Sénia durante gran parte de su longitud cumple una labor de límite fronterizo entre Cataluña y la Comunidad Valenciana. Este área comprende las poblaciones de La Pobla de Benifassà, El Ballestar, Castell de Cabres, Fredes, El Boixar, Coratxà y Bel. Todas estas localidades merecen ser recorridas lentamente. Así, aunque el coche puede ser un medio útil para llegar a un punto base del que partir, es aconsejable cargarnos con una mochila y disfrutar de un tranquilo paso excursionista para poder saborear todos los placeres que nos aportan las distintas rutas que el Centro Excursionista de Castellón ha diseñado a través de los viejos caminos vecinales.

Esta es una escapada ideal para los que quieran pasar unos días alejados del estrés y el bullicio de la ciudad. Rodeados de naturaleza, La Tinença de Benifassà es perfecta para estos menesteres puesto que es uno de esos lugares en los que la intervención humana apenas se deja ver y, por tanto, aún se mantiene virgen. Relajarse y embelesarse con las maravillosas vistas que nos ofrece este mágico lugar harán de este viaje un perfecto paréntesis en la rutina diaria.

Para empezar, realizamos un itinerario circular, de no demasiada dificultad, que permite degustar al final un plato típico de la zona en algún restaurante. Es una ruta de unos 16 kilómetros en la que invertimos alrededor de cuatro horas. Así que nos levantamos pronto, nos armamos con nuestra mochila con cantimplora, algún tentempié y, por supuesto, nuestra cámara de fotos para que esas vistas podamos compartirlas con compañeros de trabajo y de paso provocarles un poco de envidia. Para ello, comenzamos el recorrido desde Fredes, la localidad más septentrional de la comunidad. Dejamos la población por un camino que baja hasta llegar a la Font del Teix que, aunque cuando nosotros pasamos no tenía agua, sirve como abrevadero para el ganado. No piensen que hicimos una parada pues acabábamos de empezar y ya tendríamos tiempo más adelante, donde las vistas son fantásticas, para realizar un descanso y disfrutar de la inmensidad de la Naturaleza.

De regreso a la senda, subimos una suave cuesta atravesando un pinar. Este macizo guarda entre sus montañas una vegetación sorprendente. De hecho, algunos autores sostienen que La Tinença constituye uno de los mejores escaparates de biodiversidad del continente europeo. Muestra de ello son las diferentes microreservas de flora que se encuentran a nuestro paso, destacando la del Salt de Robert. El itinerario continúa hasta llegar al Más de Pixón (1.100 m), una masía desde la que se puede ver uno de los paisajes más bellos de la comarca y en el que da la sensación de que cielo y tierra no están tan lejos. Aquí, después de estar caminando unos treinta minutos, decidimos hacer un alto para hacer fotografías y relajarnos ante lo que teníamos a nuestros pies. La vista del valle se presentaba espectacular, con unas tonalidades otoñales que nos dejaron boquiabiertos. Pudimos ver cómo volaban sobre nosotros un águila real y un buitre leonado. Desde luego los aficionados a la fotografía de paisaje aquí tienen un magnífico lugar para poder captar imágenes impactantes tanto de la geología como de la flora y la fauna.

Recuperamos el paso descendiendo por el camino para atravesar Les Balmes del Portell y llegar hasta El Portell de L´Infern. Dada la espectacular vista de la zona y que el nombre impone, pensamos en detenernos durante un tiempo y coger así fuerzas. Seguir y comenzar el descenso hacia el embalse de Ulldecona con algo más de energía era nuestro objetivo, con el fin de llegar hasta Fredes con hambre y allí deleitarnos con una olleta o un ternasco al horno que, a buen seguro, nos lo mereceríamos.

De vuelta a la faena y en nuestra ruta circular, decidimos ir en dirección al Solà d'en Brull, con lo cual dejamos atrás el camino principal y tomamos la senda en ascenso de la izquierda. En otro contexto podríamos notar el cansancio pero mientras paseas por la montaña rodeado de bosques y acantilados erosionados por el paso del tiempo y dejas volar tu imaginación no se siente el agotamiento.

La Historia nos acompaña

En particular, nos preguntábamos cómo los maquis que escapaban de las autoridades lograban no ser vistos. No hay que olvidar que La Tinença proporciona a los turistas un viaje por la Historia que se puede disfrutar paralelamente a sus rutas naturales. Es interesante señalar que se está gestionando el acondicionamiento de la Ruta de los Maquis, ya que esta comarca formó parte de uno de los principales sectores de la Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón, convirtiéndose en una zona destacada para estos grupos que resistieron durante muchos años al franquismo. Es posible seguir aprendiendo, por otra parte, con los restos de un asentamiento de un poblado ibérico en El Ballestar o de las pinturas rupestres de la Cueva dels Rossegadors de La Pobla de Benifassà. Podríamos continuar con las Guerras Carlistas –en este escenario se jugó algún episodio importante– o con el monasterio de Santa María de Benifassà que aporta también su dosis histórica pues de ahí le viene el nombre a la comarca –el abad gobernaba en régimen feudal las siete poblaciones–. Y, finalmente, si nos adentramos en el mundo de los mitos populares, hay que mencionar el que habla sobre el Tossal dels Tres Reis, un lugar no demasiado elevado (1.356 m) donde confluyen Aragón, Cataluña y Valencia. Dice la leyenda que aquí se podían reunir los tres monarcas para resolver sus pleitos sin salir de su propio territorio. ¿Os lo imagináis?

Un lugar idílico: Salt de Robert

Volviendo a la travesía, nos introdujimos por una senda entre pinos y arbustos que al principio es estrecha pero que luego se ensancha para convertirse en casi una pista. Pasamos por el Pi Pasto y la Casa Forestal de La Tenalla y, después de media hora de camino, casi siempre de subida, llegamos a un cruce donde hay un poste que indica el camino hacia el Mas del Peraire y el refugio de Font Ferrera. Nosotros no abandonamos la pista principal y seguimos marchando otros veinte minutos más, observando las bellas vistas de las paredes de las rocas y el bosque, hasta llegar al Salt de Robert. No tiene pérdida, pues cinco minutos antes de llegar ya se escucha cómo el agua cae desde una altura considerable. Una vez allí, crees estar en un sueño: una cascada de sesenta metros de altura y un precioso lago a sus pies. Se siente la necesidad de remojarse y así formar parte de este obsequio de la Naturaleza. A los turistas más intrépidos seguro que no les tiembla el pulso a la hora de darse un baño, aunque sí el cuerpo después de probar las aguas frías del interior.

El último tramo nos lleva a un lugar conocido, Fredes, desde donde partimos. Tras un ascenso de cierta dificultad, llegó el momento de darnos nuestro merecido descanso alrededor de la cocina típica de la zona.

Los pueblos de la comarca

Los siete pueblos de la subcomarca de La Tinença tienen en común, entre otras cosas, su escasa población. Si bien, en verano el censo se multiplica exponencialmente, ya que vecinos y turistas eligen la zona para pasar unos días agradables rodeados de naturaleza. En ellos, callejuelas estrechas y empinadas que, flanqueadas por arquitectura tradicional, conviven con laderas de montañas, barrancos, ríos o pinares.

Destaca por su posición privilegiada El Ballestar que, elevado sobre una colina, es el primer pueblo que saluda al visitante que llega desde la carretera de La Sénia. Su atmósfera parece sacada de un cuento medieval: casas de piedra y balcones de forja se alinean perfectamente en calles rectas donde al fondo se puede otear la frondosidad de los pinares que la rodean. Como curiosidad, se puede observar bajo el reloj de su iglesia románica la representación en piedra de un caballero cisterciense.

Destacamos también La Pobla de Benifassà, el corazón de la subcomarca. Situado entre el río Verd y el barranco de la Font d´Enrós, este hermoso recinto, que hace las veces de capital, se halla rodeado de majestuosas montañas. Sus arterias avanzan hacía el campanario de la iglesia de Sant Pere, del siglo XIII. En los alrededores, cabe destacar el monasterio de Santa María de Benifassà que ha estado ligado históricamente tanto al pueblo como a la comarca. Se trata de un recinto amurallado con un conjunto de edificaciones de diferentes épocas –desde el siglo XIII al XVI– en las que se aprecian elementos del románico tardío y del gótico. En la actualidad, el monasterio está ocupado por monjas cartujas de la Orden de San Bruno. Sólo los jueves al mediodía desde las 13 a las 15 horas se puede visitar su patio e iglesia.

El gran atractivo de esta subcomarca es el embrujo de cada uno de sus rincones, donde las contrariedades cotidianas desaparecen y la energía florece en nuestro interior. En definitiva, una escapada perfecta para cargar las pilas y afrontar la vida de forma optimista.

**Ahora puedes dejar tus comentarios sobre este artículo en  nuestro página de Facebook
o cuenta de Twitter. ¡Muchas gracias!
ÓMO LLEGAR Y MOVERSE

Para llegar a La Tinença de Benifassà lo más sencillo es tomar la AP-7, desviarse en la salida 42 en dirección a Vinaròs (N-238) para, a los pocos metros, proseguir por la CV-11 hacia San Rafael del Río. Una vez allí se debe continuar en dirección a La Sénia, entrando en esta población por La Sénia Norte, hasta tomar la CV-105 que lleva a La Pobla de Benifassà.

Otra posibilidad parte de la N-340 a su paso por Vinaròs, donde se debe tomar la N-332 en dirección Morella. Antes de llegar a dicha población, hay que dirigirse a Vallibona por la CV-11. Después, cerca de Torre Miró, se toma el desvío de la carretera de Castell de Cabres (CV-105).

DÓNDE ALOJARSE

Albergue La Font Lluny. Situado en La Pobla de Benifassà, es un enclave tranquilo en un entorno privilegiado. Destaca por su gran comedor y habitaciones amplias, todas ellas con baño incluido. Es un buen lugar para establecerse y desde allí partir a las rutas. Camí de la Font Lluny, s/n. Tel. 977 729 125
• Casa Rural Nuri. Ubicado en la pequeña Fredes, ofrece al turista un espacio acogedor. Dispone de un salón comedor con chimenea y TV. Dispone de cinco habitaciones y doce plazas. Costereta, 14. Tel. 977 729 152
• Molí l´Abad. Complejo turístico que cuenta, entre otros servicios, con camping, restaurante, un hotel rural y otro de montaña. Dispone de servicio de alquiler de embarcaciones para disfrutar del pantano y alquiler de bicicletas. Ctra. Pobla de Benifassà, km. 5. La Tinença de Benifassà. Tel. 977 713 418
• Hotel La Tinença. Se caracteriza por ser un establecimiento con encanto. Ofrece actividades como piragüismo, senderismo, patinetes acuáticos, quads, bicicletas, recolección de setas, etc.. Major, 40. La Pobla de Benifassà. Tel. 977 729 044

QUÉ Y DÓNDE COMER

Los platos típicos de la Tinença son, entre otros, el cordero a la brasa o el ternasco. No debemos olvidar los alimentos que nos ofrece el bosque como son la gran variedad de setas que encontramos por estas tierras. También los caracoles guisados con diferentes y exquisitas salsas forman parte de la variedad de recetas que los restauradores de la zona han aportado para el disfrute de sus visitantes.

Pero si hay un plato típico para el frío invierno ese es l´olla. Sus ingredientes principales son los garbanzos, alubias blancas, cardos, cebolla, pollo, huesos de jamón, zanahorias, patatas. También se le puede añadir butifarra seca y otras verduras como acelgas o judías verdes.
En los postres, destacan los carquinyols, un dulce duro a base de almendras, huevo, harina, azúcar, bicarbonato, ácido y limón rallado. Una vez amasados y hechas las porciones, se untan con yema de huevo y se cuecen en el horno hasta que se doran.
Otro postre de la zona y que es muy natural es la cuajada. Este producto lácteo se elabora con leche cruda de oveja y cuajo natural. Se calienta la leche a 37ºC, se añade el cuajo y se vierte a los recipientes.

• Restaurant El Ballestar de La Tinença. Bar– restaurante donde Carmen y Mar nos deleitan con sus recetas de cocina casera. Recomendado después de una jornada de ruta. Ofrecen todo tipo de platos pero la olleta servida en cuencos de loza es fabulosa. Carrer Major,12. Ballestar. Tel. 977 729 100
• Restaurante Europa. Situado a un kilómetro de Fredes, es una buena sugerencia para comer un buen cocido y unas chuletas a la brasa con guarnición, además de disfrutar de una agradable tertulia y unas magníficas vistas. Ctra. La Sénia– Fredes, 20. Tel. 977 729 043
• Bar– Restaurante La Taberna. Establecimiento sencillo y acogedor, situado en la calle principal de Fredes. Allí se degusta la cocina de la zona, como la escudella, las galtas (carrilleras) de cerdo o el ternasco al horno. Mayor, 17. Tel. 977 729 152
Restaurante Molí l´Abad. Aquí la tradición conserva su magia. Destaca su terraza con vistas al río Sénia. El establecimiento ofrece como pescado fresco del día las truchas criadas en las balsas que están situadas al lado del caudal y que se renuevan constantemente con las aguas del Sénia. Tel. 977 713 418

NO DEJES DE VISITAR... EL JARDÍN DE PETER, UN PARAÍSO MÁGICO

Si hemos hablado de los pueblos de La Tinença no podemos dejar de mencionar a las nobles gentes de estas tierras. Su carácter, afable y hospitalario, nos hizo sentir bien acogidos para poder disfrutar de unos días estupendos. Uno de los ilustres habitantes de este lugar es Peter Buch (Frankfurt, 1938).

Desde 1991 Peter trabaja sobre su terreno en las montañas a menos de un kilómetro de La Pobla de Benifassà. Durante este tiempo ha ido comprando terrenos y poco a poco se ha creado su mundo fantástico, donde vive y se realiza. En una falda del monte está su jardín, El Jardí de Peter, encajonado entre pequeños bosques, viñas abandonadas y almendros. Caminos y escaleras cercados de figuras variadas surgen lentamente a nuestro paso hasta dar con el artista. Está algo molesto porque alguna cabra salvaje perdida le ha puesto todo patas arriba, pero enseguida nos saluda y nos ofrece su jardín para que podamos verlo con calma. Aunque tiene desde hace un par de años un ayudante, lo que ha hecho este hombre en plena naturaleza es increíble. Respetando el entorno, ha conseguido dar vida a un mundo de seres mágicos, estancias habitables y coloristas juegos arquitectónicos que aportan la nota cultural a la zona. Destaca una casita con forma de dragón y otra de forma ovalada en la que podría haberse inspirado el cuento de Alicia en el país de las maravillas y en la que da rienda suelta a su imaginación.

Este escultor, pintor, diseñador y arquitecto reutiliza materiales ya inservibles para sus muebles, chimeneas, mesas, texturas y claraboyas. Después de estar hablando un buen rato, nos cuenta que lo que intenta es “integrar su expresión artística con la Naturaleza” y que aunque en su obra hay cierta presencia del trencadís “todos los artistas beben de otros artistas”.


PARA TOMAR NOTA

Parc Natural de la Tinença de Benifassà.
Tel. 977 729 187, www.parquesnaturales.gva.es

www.turismodecastellon.com

Ayto. La Pobla de Benifassà
Tel. 977 729 051

www.lapobladebenifassa.es

Ayto. Castell de Cabres
Tel 977 729 015

www.castelldecabres.es

Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros



Castellón. La Tinença. Revista Viajeros




www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2011 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative
Comparte: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google +1 Guardar en mis favoritos de Del.icio.us Guardar en mis favoritos de Google Bookmarks Guardar en los favoritos de My Yahoo! Enviar a Menéame Comparte en tu página
Infórmate: