Revista Viajeroshttp://www.revistaviajeros.es
disminuir fuente ampliar fuente

FLORENCIA. LA ENERGÍA DE LAS PASIONES

Miguel Ángel, en su faceta de poeta, escribió unos versos que atribuían la creación de Florencia a mil amantes. Desde entonces, podríamos pensar que el número de enamorados de la ciudad no ha parado de crecer y que todos ellos, los viajeros y los propios florentinos, continúan modelándola con el simple hecho de admirarla, sobrecogerse y fascinarse. Pocos lugares seducen de tal manera...

Texto: Óscar Checa Fotos: Julio Castro (Completo en edición impresa de Viajeros)


Conviene ser precavido cuando se visita Florencia pues ya se sabe que fue en esta ciudad donde Henri-Marie Beyle describió por primera vez algo que, más tarde, bien avanzado ya el siglo XX, se llegaría a conocer como síndrome de Stendhal. El seudónimo del escritor francés otorgó nombre a una enfermedad psicosomática que acelera el ritmo cardíaco, produce vértigo, confusión e incluso alucinaciones cuando el individuo es expuesto a obras de arte particularmente bellas y sobre todo si se encuentran en gran número en un mismo lugar. Y es que, la belleza y la exuberancia del goce artístico es algo serio y así lo entendieron también  los artistas que, sobre todo en el Renacimiento, recalaron en la capital toscana. Rafael, Botticelli, Da Vinci o Miguel Ángel... todos pugnaban por crear la obra de arte más bella y perfecta, ya fuera en pintura, escultura o arquitectura. Por eso el viajero que hoy recorre las calles de Florencia se encuentra ante un escenario sublime y armonioso del que es difícil sustraerse. 


Medieval y renacentista

El corazón histórico de la ciudad se revela compacto, fácil de recorrer a pie. Iglesias, palacios y museos salen al encuentro del caminante, que debe saber que está en una villa casi enteramente reconstruida en la época del Renacimiento, pero cuyo centro todavía mantiene rincones del medievo donde Dante, por ejemplo, no tendría ninguna dificultad en reconocer el dédalo de callejuelas donde se encontraba, muy probablemente, el lugar en que nació. En este entorno, el conjunto de la catedral de Santa Maria del Fiore destaca por sus dimensiones y por los llamativos mármoles blancos, verdes y rosas que envuelven su exterior. Es un símbolo más de aquella ambición de Florencia (bien conseguida, desde luego) por querer ser la primera en todo.


Y de manera similar podemos encontrar otros ejemplos a través de los que es muy fácil leer la historia florentina. La piazza della Signoria, con las estatuas (o sus copias) que conmemoran los grandes momentos de la historia de la ciudad, el Palazzo Vecchio, la Galería de los Uffizi, el Palazzo Pitti o la iglesia de la Santa Croce son algunos de ellos. Con todos corremos el riesgo de sufrir el síndrome de la belleza y, que se sepa, no existe aún ningún remedio ni antídoto que lo frene... afortunadamente.

 


PARA TOMAR NOTA

Cómo llegar
Algunas de las compañías que vuelan hasta Florencia son
Alitalia, Tel. 902 100 323; Iberia, Tel. 902 400 500 y Ryanair, Tel. 807 110 182. Se puede llegar hasta el aeropuerto Amerigo Vespucci-Firenze, desde el que un autobús cubre el trayecto hasta la ciudad, o al Galileo Galilei, en Pisa, a 80 km de Florencia. En este caso, además de los autobuses, existe la posibilidad de completar el trayecto en un tren regional que sale del aeropuerto cada hora y emplea unos 60 minutos en llegar a la estación Santa Maria Novella.
Otra forma de viajar hasta esta ciudad es en barco.
Grimaldi Lines líneas regulares que parten desde Barcelona y que llegan a Livorno, en plena Toscana y algo más al sur, a Civitavecchia. La ventaja es que podemos embarcar el coche y desplazarnos a nuestro aire. Tel. 902 531 333

Dónde alojarse
Borghese Palace Art Hotel. 4*. En pleno casco histórico, este hotel boutique combina de manera sofisticada el encanto de los palacios florentinos y el gusto por la modernidad y el diseño. Servicios de calidad, 25 habitaciones decoradas con obras de arte originales y un atractivo hall que cada mes acoge una exposición de arte contemporáneo. Via Ghibellina,174/r. Tel. +39 055 284 363

1865 Residenza d'Epoca. Abierto hace sólo unos pocos meses en pleno centro, el 1865 es un establecimiento de los llamados de época. Se trata de un lujoso y exclusivo alojamiento de tan solo 5 habitaciones, diferentes entre sí y cada una dedicada a un escritor relacionado con la ciudad. Los propietarios han colaborado en la  la guía Florencia secreta e insólita, por lo que son una muy buena referencia para descubrir esta ciudad. Via Farini, 12. Tel. +39 055 234 0586

B&B In Centro. Perfecto para los que se pasan el día en la calle pero quieren tener un lugar de descanso con un ambiente moderno y acogedor. Bastante céntrico, en uno de los barrios más animados y auténticos. Las habitaciones, que se diferencian por colores, son espaciosas y luminosas. Las hay desde individuales hasta cuádruples. Via del Ponte Sospeso, 22. Tel. +39 347 431 3058


Dónde comer
Gustavino. Este restaurante y winebar ofrece cocina toscana reinterpretada utilizando materias primas de gran calidad y servida en un ambiente elegante, de diseño moderno y refinado. Espléndida carta de vinos con más de 800 referencias. Entre sus especialidades: tagliolini neri al erizo de mar y pesto o el filete de buey con mermelada de cebolla roja. Via della Condotta 37r. Tel. +39 055 239 9806

Terraza Brunelleschi. Uno de los restaurantes panorámicos más conocidos en Florencia. Su cocina, bastante creativa pero con respeto a la tradición, mezcla el gusto regional con influencias internacionales. Grand Hotel Baglioni, Piazza Unità Italiana 6, Tel. +39 0552 3580
Algunos restaurantes de Florencia poseen una marca que les distingue como establecimientos de comida típica, lo que garantiza la presencia en la carta de al menos 13 platos tradicionales florentinos y  12 etiquetas de vino con DOC, como mínimo. Se distinguen por su insignia de color verde con el nombre Cucina Fiorentina. Un par de ejemplos:
Buca dell'Orafo. Via dei Girolami, 28/r. Tel. +39 055 213 619  y Trattoria Boboli. Via Romana, 45/r. Tel. +39 055 233 640

No te pierdas
Entre los imprescindibles de la ciudad hay que anotar: la Piazza della Signoria y sus estatuas; la Galería de la Academia, donde se encuentra el original del David de Miguel Ángel; la Galería de los Uffizi y el Museo Barguelo; el Ponte Vecchio y su curiosa historia, cuyas tiendas pasaron de ser carnicerías a joyerías; el palacio Pitti y el jardín de Boboli o la catedral Santa María del Fiore y las iglesias de Santa Maria Novella y Santa Croce.

Más información
ENIT Agencia Nacional Italiana para el Turismo
Serrano, 120 1º dcha. Madrid
Tel. 915 670 670

Si deseas realizar algún comentario respecto a este reportaje o consultar alguna duda puedes ponerte en contacto con Viajeros a través de Facebook o Twitter. Muchas gracias.



Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2011 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative
Comparte: Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir en Google +1 Guardar en mis favoritos de Del.icio.us Guardar en mis favoritos de Google Bookmarks Guardar en los favoritos de My Yahoo! Enviar a Menéame Comparte en tu página
Infórmate: