Revista Viajeroshttp://www.revistaviajeros.es

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

disminuir fuente ampliar fuente

PLANAZO. VIAJAR A TOKIO PARA VER LOS CEREZOS EN FLOR

 

 

 

 

Disfrutar de los cerezos en flor en Tokio es solo uno de los motivos que se podrían argumentar para visitar esta ciudad entre febrero y abril pero, sin duda, es uno muy bueno. De hecho, incluso existe una expresión nipona, Hanami, que se identifica con el hecho de ‘ir a contemplar flores’. Muchos recordaréis la película ‘Una pastelería en Tokio’ (basada en la novela de Durian Sukegawa y dirigida por Naomi Kawase) donde una tierna anciana pasea feliz por una avenida jalonada de cerezos cubiertos de flores. Pero si pasear por las calles y disfrutar del color y aroma de las flores es impactante, hacerlo por algunos parques de la capital japonesa no se queda atrás. En el próximo listado os recomendamos algunos lugares donde disfrutar de este increíble espectáculo:

 

 

1. Jardín Imperial de Shinjuku, Shinjukugyoen. En este vergel se concentran más de 65 especies de cerezos (entre sus más de 1.300 ejemplares) por lo que entre principios de marzo y finales de abril es difícil que no coincidamos con la floración de alguna de ellas. A mediados de abril, por ejemplo, se puede admirar la singular variedad Ichiyo, un cerezo cuyos pétalos de color rosa pálido se asemejan a  pequeñas gotas carmesí.

 

 

2. Parque Ueno Kōen. Cuenta una leyenda que fue el monje budista Tenkai quien plantó en este lugar los cerezos después de la construcción del templo Kaneiji. En este espacio, de unos 300 m2, también hay diversas variedades como la Yoshino (la más popular desde la era Meiji) y Yamazakura (la más silvestre). En sus más de 1.000 árboles seguro que encontramos alguno donde hacernos unas fotos, ¿verdad? 

 

 

 

 

3. Parques Sumida y Showa Kinen-Koen. En el parque Sumida se encuentran los cerezos de Bokutei, famosos desde la era Edo, a los que los tokiotas profesan un cariño especial ya que fueron plantados por el octavo shogun (persona que gobernaba en nombre del emperador) de la dinastía. 

 

 

4. Parque Showa Kinen-Koen. Presume de unos inmensos espacios verdes que concentran 1.500 cerezos agrupados en 31 especies diferentes. Además, si  queremos variar de flores, en este lugar también nos alegrarán la vista en primavera los preciosos tulipanes.

 

 

 

 

5. Cerezos en flor desde el agua. Pasear entre estos árboles es estupendo pero aún se puede completar más la experiencia si los admiramos de forma panorámica desde un crucero fluvial. Una opción es hacerlo a bordo de embarcaciones nocturnas por los alrededores del puente Sakura-bashi y otra podría ser navegar en una Yakatabune, la barca tradicional tokiota. El primero recorre el río Oyokogawa y con el segundo se pueden contemplar las vistas de los cerezos junto a la torre Tokyo Skytree (en la primera imagen).

 

 

Y después de leer todo lo anterior, ¿te has animado a practicar hanami?

 

 

Más información en www.gotokyo.org/es

Fuente y fotos: Turismo de Tokio

Guardar

Guardar

Guardar



Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información aqui.

www.dmacroweb.com - Creación de sitios web, portales, CMS, B2B, B2C, aplicaciones extranet / intranet
Copyright © 2011 Dynamic Macroweb & Design S.L. Todos los derechos reservados.
Web site desarrollado por DMacroWeb mediante la herramienta DM Corporative