Compartir

ARGENTINA. Descubriendo Córdoba

Por Beatriz Valdeón. Desde el centro geográfico de Argentina, la provincia de Córdoba atrapa a un grupo de españoles en un hipotético programa de telerrealidad con el patrimonio colonial yla vanguardia de su capital; el legado cultural de las revolucionarias Estancias Jesuíticas; el entorno natural; influencias centroeuropeas y calidad de vida.


 

  • Guía práctica
  • Reportaje
Desde el centro geográfico de Argentina, la provincia de Córdoba atrapa a un grupo de españoles en un hipotético programa de telerrealidad con el patrimonio colonial y  la vanguardia de su capital; el legado cultural de las revolucionarias Estancias Jesuíticas; un entorno natural de sierras, valles fértiles, quebradas y pampa; inesperadas influencias centroeuropeas y, sobre todo, calidad de vida.

Por Beatriz Valdeón


Cuatro participantes españoles de un reality show de viajes son trasladados a ciegas hasta un destino ignoto para ellos. La primera prueba consiste en adivinar a qué país han llegado, sin preguntar explícitamente a nadie y en un tiempo máximo de tres minutos. Es jueves por la noche y los han soltado en la pista de baile del boliche El Colono donde cada semana actúa una famosa banda llamada La Barra, cuyo último disco ocupa el segundo puesto en la lista de los más vendidos de toda la nación. Suena en directo: “Seguimos arriba, palmas, palmas… Hoy, al verte con otro amor, así sonriendo tanto, yo me quede indiferente, lo que hubo entre los dos murió para siempre…”. Buen ambiente juvenil, chicas y chicos de cualquier ciudad moderna entregados al ritmo ¿tropical? Juanjo, periodista en paro y uno de los concursantes, pregunta siguiendo el manual de Callejeros: “¿Reggaeton, cumbia, bachata…?”. “Che, Cuarteto”, le explican.

Ritmos y un canto inesperado para el turista

La segunda concursante, Meritxell, filóloga en paro, estudia el extraño acento castellano que escuchan, marcado por un canto y una peculiar extensión de vocales en la penúltima sílaba que no han oído en su vida. Pasa el tiempo y ninguno acierta.
Visitan el centro de Argentina, Córdoba, una importante ciudad de 1.337.000 habitantes, con alta renta per cápita, buenas infraestructuras y un rico patrimonio colonial que unido al entorno natural de pampa y sierras que la rodean la han consolidado como uno de los focos principales del turismo nacional.

Los guías virtuales del reality show lamentan la ignorancia de los participantes y, en especial, respecto al cuarteto, el movimiento musical de fuerte identidad cordobesa, que nació en los años cuarenta de una mezcla entre el pasodoble y la tarantela traídos por los emigrantes. Este género fue menospreciado en el pasado por las clases medias y altas, pero llegó a triunfar en toda Argentina invadiendo hasta la capital porteña en los años noventa, cuando los rockeros equipararon a la Mona Jiménez, el rey indiscutible del género, a un James Brown autóctono.

Respecto a la tonada o acento inconfundible del cordobés, se cree que proviene de la forma de hablar de los comenchingones (los henia y los kamiare), una etnia de la zona, cuyo nombre, según la crónica de Jerónimo Bibar en 1558, proviene de que se defendían de los colonizadores españoles al grito de Kom-chingon (matar), una especie de a por ellos en su lengua.

Joyas coloniales con diseño de urbe moderna

Desconcertados por no haber distinguido el acento argentino (es decir, el porteño, el de Buenos Aires, que es el único conocido por la mayoría de los españoles) y toparse con el inesperado éxito de un ritmo tropical nativo ¡en el país del tango!, el grupo de viajeros ha de esmerarse en encontrar las señas de identidad de Córdoba capital.

“Los tópicos son muy dañinos, a ver si nos espabilamos”, apostilla Rebeca, funcionaria y tercer concursante, mientras consulta en un mapa la ubicación del centro histórico, donde la Manzana Jesuítica sobresale con el título de Patrimonio de la Humanidad. Fue el lugar donde la Compañía de Jesús se instaló a finales del siglo XVI, en los solares fundacionales de la ciudad que data de 1573, cuando el español Jerónimo Luis de Cabrera la nombró por primera vez como Córdoba de la Nueva Andalucía.

La orden religiosa empezó a construir la Iglesia en 1645, por lo que quizá sea la más antigua de Argentina, con capillas separadas para los indígenas y el resto de la población; el colegio Montserrat, de estilo renacentista español, hoy museo Obispo Fray José Antonio de San Alberto, donde puede verse la segunda imprenta del Virreinato de la Plata; y la primera Universidad de Argentina (1610), que desde 1623 concede títulos académicos y su prestigio se mantiene hasta nuestros días, debido a ser la mejor valorada junto a la de Buenos Aires. Por algo Córdoba es llamada la docta.
También posee el primer monasterio de la nación, el de Santa Catalina de Siena (1613), con seis patios de clausura, sin desdeñar la Catedral (1752), una mezcla de barroco y neoclasicismo, el Cabildo (185) y otros monasterios abiertos a las visitas.

Alex, becario y cuarto participante, se apresura a marcar una cruz en el cuestionario del concurso a través de una aplicación en su teléfono móvil, donde se afirma que Córdoba es una ciudad colonial perfectamente conservada e iluminada. Ahora, concentra su atención en las numerosas casas de comida (carnes, humitas, tamales, empanadas…) y cafés de la zona que tienen muy buena pinta.
Fallo lamentable, más allá de poseer preciadas joyas coloniales arquitectónicas, posee el rango de segunda urbe argentina y, como tal, demuestra el dinamismo, la oferta cultural y el estilo de un lugar de negocios. Habrá que trasladarse hasta la Plaza de España, desde donde salen las grandes avenidas Lugones y Hipólito Irigoyen y recorrer el barrio de Nueva Córdoba, que recuerda a la Recoleta porteña y es la zona nocturna más afamada, e incluso el gran parque Sarmiento, para comprobar la elegante mezcla de arquitectura moderna en consonancia con las viejas casas coloniales.

Organización rural en el siglo XVII

En los días siguientes, los concursantes saldrán de la capital y descubrirán la Ruta de las Estancias Jesuiticas, también declaradas Patrimonio de la Humanidad. Se trata de establecimientos rurales donde los jesuitas desarrollaron una original y eficaz organización productiva, agrícola, ganadera y también industrial, con fines económicos, para mantener sus instituciones culturales, educativas y religiosas. Fueron lugares de convivencia entre indígenas y europeos, donde los beneficios se repartían equitativamente. La siguiente prueba consiste en recorrer la zona en mula, al mismo tiempo que responden acertadamente a las preguntas del test desde su móvil.
La cabalgata parte de Alta Gracia, a unos 30 kilómetros de Córdoba, donde la estancia de igual nombre está ubicada en el centro de la localidad. Además de la belleza de la fachada barroca de la iglesia y la residencia con sus dependencias, resulta sorprendente observar el obrador para la producción textil, y el tajamar o dique artificial que construyó la orden y ha dado lugar a la formación de un embalse. Ahí descubren que su gran negocio fue la cría y el comercio de mulas, una actividad principal en estas haciendas del siglo XVII y XVIII.

Balnearios, mansiones y ambiente centroeuropeo

De camino a la Estancia Santa Catalina, otra muestra impactante del impulso innovador y la capacidad organizativa de esta orden religiosa, hacen parada en Villa Carlos Paz. Ubicada entre las Sierras Chicas y las Sierras Grandes, a orillas del monumental lago San Roque que recibe el caudal de los ríos San Antonio y Cosquín, tienta con su oferta balnearia –zonas de baños– junto a las aguas y hasta con un paseo lacustre en lancha. El grupo se une para declarar a la ciudad su oasis. Están a la entrada al valle de Punilla, donde el hallazgo de lugares sorprendentes genera tantas satisfacciones. Uno de ellos es La Cumbre, un señorial pueblo repleto de mansiones y con un renombrado club de golf, al estilo de los numerosos británicos que arribaron aquí en busca de buen clima a partir de la llegada del ferrocarril inglés a finales del siglo XIX. O Cosquín, donde se celebra en enero el Festival de Folclore que puede considerarse uno de los más importantes de América Latina.

El origen de las vides en Argentina

La caravana continúa hacia la Estancia Caroya, igualmente valiosa por su historia y arquitectura. Otra curiosidad radica en que fue la primera residencia de los inmigrantes de la región de Friuli (Italia), los mismos que fundaron la colonia Caroya. La siguiente averiguación es que la producción vinícola fue el principal motor de la Estancia de Jesús María. Los jesuitas también tienen el mérito de ser pioneros en estas labores, inventaron el famoso lagrimilla (de misa), y plantaron y cultivaron los primeros viñedos. Hoy en día esta zona cuenta con un buen número de bodegas que elaboran caldos artesanales.

Y, finalmente la Estancia La Candelaria, en plena sierra, sorprende como centro de producción de ganadería extensiva; y por su peculiar estilo arquitectónico, entre fortín y residencia, debido a la necesidad de defenderse de los malones (ataques de indígenas en busca de ganado, provisiones y, a veces, mujeres jóvenes).

Legado de emigrantes entre montañas

Los concursantes han superado la prueba y todas las preguntas con éxito, pero tras varios días a lomos de mula empiezan a acumular cansancio. Como premio, les dejan elegir lugar para un día de ocio y descanso. Alex apoya la idea de ir al pueblo de montaña Villa General Belgrano, a unos 80 kilómetros de Córdoba, en el valle de Calamuchita. Ha leído que es un lugar idílico para los amantes de la cerveza, ya que celebra en otoño un festival, que no desmerece al de Múnich, dedicado a esta bebida que ha de ofrecerse con la garantía de ser artesanal según el edicto de pureza (de 1516) de Guillermo IV de Baviera. Así, se trasladaron, esta vez por carretera, hasta lo que les pareció el centro de Europa. Esta localidad de arquitectura alpina fue creada en la década de los años treinta por emigrantes centroeuropeos, sobre todo alemanes, quienes fueron incrementando su presencia después de la llegada de los primeros supervivientes del acorazado Graf Spee, hundido frente a Montevideo en la Segunda Guerra Mundial.

Frente a unas cervezas bien heladas, los guías del reality show lamentan comunicar a los concursantes que, aunque los españoles iban a la cabeza de los grupos internacionales, el programa abandona la parrilla de programación debido a que el share no supera el 16 por ciento. Tras un primer momento de desconcierto, el grupo se mantiene unido. Enganchados al estilo del bon vivant que se respira en el ambiente, felices en un microclima benévolo, deciden seguir por su cuenta y abrir una investigación sobre cómo podrían instalarse en estas tierras que con tanta generosidad acogieron a numerosos emigrantes. Consideran imprescindible conocer otro pueblo de estilo alpino La Cumbrecita, rodeado de ríos, arroyos y cascadas. Después, deciden que retomarán el rumbo Norte para adentrarse en las Sierras Grandes y llegar hasta La Pampilla, puerta de entrada al Parque Nacional Quebrada del Condorito, refugio oriental del cóndor andino, el encargado de que el sol saliera cada mañana para iniciar el ciclo vital según las creencias incas. Si se quedan en Córdoba, aún les faltará mucho reality show auténtico por vivir.


En Viajeros también hemos publicado otros reportajes sobre América, quizás te apetezca también leer México, Riviera Nayarit; Cuba, Itinerarios de su geografía; Bahamas, paraíso terrenal; Honduras, variedad a la carta, etc.

CÓMO LLEGAR Y MOVERSE
Iberia, Tel. 902 400 500, www.iberia.com, nos ofrece la oportunidad de volar desde Madrid a Córdoba capital directamente, sin escalas. Opera los lunes, jueves y sábados, el trayecto dura unas doce horas y el precio ronda los 1.000 Euros. Busque ofertas en su web.
Para las excursiones, conviene recordar que las compañías de alquiler de coches locales son más baratas que las empresas internacionales, pero hay que confirmar que incluya seguro.

DOCUMENTACIÓN Y MONEDA
La moneda oficial es el Peso (la equivalencia de 5,50 Pesos corresponde a 1 Euro hasta el momento de cierre de esta edición). Para entrar en Argentina es preciso el pasaporte en regla.

DÓNDE ALOJARSE
• Howard Johnson La Cañada. Ofrece una excelente relación calidad precio, decoración moderna con buen gusto y vistas panorámicas de la ciudad. A partir de unos 58 Euros/ habitación doble. Figueroa Alcorta 20. Córdoba. Tel. +54 081 0122 4656, www.hojoar.com
• Hostería Casa Nostra. En un elegante barrio residencial y a pocas manzanas del lago San Roque, se caracteriza por un estilo funcional correcto. A partir de 37 Euros/ habitación doble.  Gobernador Ferreryra, 222. Tel. +54 035 4142 1521, www.casanostrahotel.com.ar
• La Guarida Hotel Gourmet. En un precioso pueblo del valle de Punilla, con piscinas naturales, este coqueto hotel posee vistas al cerro Uritorco, considerado un centro energético ya por sus primeros pobladores indígenas. A partir de 53 Euros/ habitación doble. Capilla del Monte. Tel. +54 035 4848 2920, www.laguarida.com.ar
• Cabañas Villa Benitz. Cabañas íntimas, casas o suites en plena sierra. Decoración exquisita, desde un estilo clásico a vanguardista. A partir de unos 80 Euros/ habitación individual. La Cumbre. Tel. +54 3548 451 433, www.villabenitz.com
• Haras Ampascachi. El lujo de una casa colonial con comodidades modernas y la posibilidad de conocer de cerca la cría de los caballos peruanos de paso. A partir de unos 68 Euros/ habitación doble. Valle de Traslasierras. Tel. +54 3514 31841, www.harasampascachi.com

GASTRONOMÍA
Además de buenas carnes, pastas, empanadas y una amplia oferta de cocina internacional que ofrece la capital, un viaje por la provincia de Córdoba proporciona oportunidades gastronómicas únicas, como el exquisito chivito o cabrito (el más renombrado se encuentra al noroeste de la capital, en Deán Funes y Quilino); bondiola, salame y otros embutidos, así como lomo y jamón curados con recetas oriundas de las regiones italianas del Piamonte y de Friuli; exquisitos vinos artesanales producidos en la zona de Colonia Caroya; pastas caseras; sabrosos melocotones y ciruelas; truchas en el precioso pueblo de Minaclavero, en el valle de Traslasierra, donde las aguas del río han creado balnearios con playas doradas; el chucrut alemán y toda la tradición germana de tartas y dulces… Y, por supuesto, el alfajor cordobés, una delicia de masa blanda relleno de dulce de leche, melocotón,  membrillo o manzana y cubierto de un baño de azúcar.

DÓNDE COMER
• En Córdoba capital, tienen excelente fama los restaurantes de los barrios Nueva Córdoba y Cerro de las rosas, entre otras opciones, sin olvidarnos del centro. Para una parrillada inolvidable: El Paso (Avda. Rafael Nuñez, 5662) o Alcorta (Figueroa Alcorta 330); pasta, en La Mamma (Avda. Figueroa Alcorta, 272) o Bettini (25 de mayo, 1000); y San Honorato (Pringles esquina 25 de Mayo), cocina de autor en una panadería de 1915 muy bien restaurada.
• Fuera de la capital, una selección recomendable podría ser a siguiente: La Volanta, un clásico de cocina tradicional a buen precio, y como especialidad, el cabrito (en Villa Carlos Paz); La Colina,  una acertada opción para probar las afamadas truchas (en La Cumbrecita); La Paila, casa de empanadas y pizza (en La Cumbre); o el restaurante Viejo Munich que ofrece degustaciones de cerveza artesanal elaborada por la familia dueña del establecimiento, así como ricos fiambres (en Villa General Belgrano).

QUÉ COMPRAR
• Córdoba capital. Mundo aborigen es una buena idea para comprar artesanía.
• Villa Carlos Paz. Existe un mercado en el centro llamado Paseo de los Artesanos.
• Púrpura (Avda. San Martín, 205), en General Belgrano, vende tejidos artesanales y, además, existe una oferta variada en el centro de la ciudad.
• La Cumbrecita. Tiene renombre la Fábrica Artesanal de Alfajores y Dulces Amancay.
• Para disfrutar con los artistas locales, conviene seguir el Camino de los Artesanos desde La Cumbre hasta Villa Giardino, una ruta repleta de talleres dignos de ser visitados.

DIRECCIONES
Oficina del Instituto Nacional de Promoción Turística de Argentina
(INPROTUR)
Princesa, 12. Madrid
Tel. 915 414 447 (9 a 17.30 h)

www.argentina.travel/destino/Córdoba
www.visitecalamuchita.com.ar


Más experiencias seleccionadas para ti