Compartir

CONSEJOS PARA VOLAR CON NIÑOS

La buena organización es fundamental para lograr que un viaje en avión con niños resulte un éxito. Si le preocupa el papeleo, el espacio en el avión, la diferencia de presión atmosférica o las condiciones para que los menores viajen solos, Rumbo os ofrece unos consejos muy útiles.

La buena organización es fundamental para lograr que un viaje en avión con niños resulte confortable para los pequeños, sus padres y el resto de pasajeros. Si le preocupa el papeleo, el espacio en el avión, la diferencia de presión atmosférica o por las condiciones para que los menores viajen solos, siga estos consejos de Rumbo, una importante agencia de viajes on-line, y verá qué sencillo es disfrutar de un vuelo en familia.

Fuente: Rumbo.es

1. ¿Cuánto pagan los niños por volar? Los niños menores de dos años pagan billete infant, de precio reducido, y que no da derecho a asiento: los niños viajarán  en los brazos de sus padres. Algunas familias prefieren, especialmente en los vuelos largos, pagar el billete de avión y viajar más cómodamente (aprovechando el descuento de entre el 50% y 75% para menores de 12 años).

2. El asiento idóneo. Los niños necesitan espacio. Lo ideal sería reservar asientos en la primera fila: además de ser más espaciosa, también resulta más práctica para entrar y salir del avión. Estas plazas, sin embargo, suelen estar sujetas a tarifas superiores. Siempre que sea posible, es aconsejable pedir las plazas situadas sobre las alas de la aeronave o junto a las ventanas, donde las vistas ayudarán a distraer a los niños más inquietos.

3. ¿Puedo solicitar algún servicio que haga el viaje más cómodo? Para niños de hasta dos años en vuelos internacionales, las compañías aéreas suelen proporcionar una cuna. Si opta por esta modalidad, debe solicitarlo en el momento de la reserva. En cualquier caso, recuerde que es aconsejable hacer los viajes largos por la noche, de forma que los niños mantengan su ritmo normal de sueño.

4. Precauciones en el despegue y aterrizaje. La variación de la presión atmosférica durante el despegue y el aterrizaje del avión pueden causar dolor de oídos, obstrucción nasal y mareo en los niños. Para amortiguar estos malestares, es aconsejable tragar saliva y masticar algo. Para los bebés menores de 2 años resulta de ayuda amamantarles durante los despegues y aterrizajes o darles un chupete, agua o zumos. El uso de un descongestionante nasal 1 ó 2 horas antes del despegue y 30 minutos después de la llegada también ayuda a minimizar las molestias.

5. Documentación. Los menores de edad que viajan al extranjero deben estar provistos de DNI, si se desplazan por la Unión Europea. Para viajar a cualquier otro país deberán tener también su pasaporte.

6. Los menores no acompañados de sus padres u otro adulto responsable pueden entrar o salir del país con una autorización por escrito. Dicho documento deberá incluir la fecha del viaje, la firma de sus padres o tutores y estar certificado. Si usted viaja con un menor sobre el que tiene responsabilidad parental, debe llevar consigo dicha autorización.

7. ¿Pueden viajar solos? Los niños de entre 5 y 11 años pueden viajar solos siempre que la aerolínea disponga de un Servicio de Acompañamiento de Menores, se indique al comprar el billete para que la aerolínea haga las gestiones oportunas y los padres o tutores hayan completado el formulario correspondiente. No obstante, hay que tener en cuenta que cada vez son más numerosas las compañías aéreas que no ofrecen este servicio e, incluso, no permiten volar sin acompañante a los menores de 16 años.

8. Vacunas y revisiones. Es recomendable visitar al pediatra antes de realizar un vuelo, sobre todo si es fuera del país o a un lugar lejano. El médico le informará no sólo acerca de las vacunas obligatorias, sino que también hará una revisión a los niños para saber si están en buenas condiciones físicas para hacer el viaje.

9. Cuidado con la deshidratación. Los recién nacidos y los niños pequeños son más susceptibles a la deshidratación, por lo que se recomienda la ingesta de mucho líquido antes y durante el vuelo. En vuelos de larga duración debe reforzar la ingesta de líquidos. Además, se puede aplicar una loción a la piel para evitar la sequedad causada por la baja humedad en el avión.

10. Otros consejos. En viajes más largos, es imprescindible llevar ropa cómoda, suave y suelta. Si puede, lleve su propia almohada, una manta, juguetes, libros, lápices y papel para entretener a los niños, así como pañales, una muda para bebés, biberón, chupete y, si están tomando alguna medicación, hable con su pediatra antes de emprender el viaje por si debe tomar alguna medida especial.

También te puede interesar:

• Ruta del vino Ribera del Duero con niños. "La Ruta del Vino Ribera del Duero también se puede disfrutar en familia. La ampliación de las actividades enoturísticas –y de otras paralelas relacionadas con el Arte, la Cultura y la Naturaleza– posibilitan el disfrute de cada uno de los miembros del grupo por igual".

Más experiencias seleccionadas para ti