Compartir

LA GOMERA. Claves para disfrutarla al máximo

La Gomera es un pequeño tesoro. Un tesoro tan escondido que aquí no ha llegado la recta. O quizás si llegó pero lo desecharon: podía ser práctico pero nada atractivo. Es un conjunto de barrancos, roques, calderas y florestas donde para moverte por tierra, o te hartas a curvas, o utilizas la red de senderos que han trazado durante siglos para su supervivencia.



La Gomera es un pequeño tesoro. Un tesoro tan escondido que aquí no ha llegado la recta. O quizás si llegó pero lo desecharon: podía ser práctico pero nada atractivo. Es un conjunto de barrancos, roques, calderas y florestas donde para moverte por tierra, bien te hartas a curvas, bien utilizas la red de senderos que los gomeros han trazado durante siglos para su supervivencia. Y es que aquí no se vive, se sobrevive, como bien demuestra su impresionante riqueza natural, sus endemismos y su catálogo de tradiciones.

Por Jordi Jofré (Revista ViajeroS, junio-julio 2013)

Para comprobarlo os sugerimos probar algunas de las experiencias de la siguiente lista. Y recordar, La Gomera hay que descubrirla con calma y sin prisas.


Paisajes para ser andados

Es, entre otras cosas, una isla para andarines que, independientemente de la época del año, disfrutarán caminando entre paisajes variados, a veces de un verde exuberante, otras de una aridez muy rugosa. Así, según la vertiente, la isla nos ofrece caras con diferencias notables. En todo caso, lo que no podemos perdernos es el Parque Nacional de Garajonay. Se asienta en la altiplanicie central de La Gomera. Es extenso (ocupa un 10% de la isla), con marcadas diferencias de altitud (de los 800 a los 1.500 metros). En los valles orientados hacia el Norte, más húmedos gracias al manto de mar de nubes, sobrevive los bosques laurisilva. Conforman una selva subtropical de enorme interés por haberse mantenido casi intacta durante más de tres millones de años. Es, sencillamente, apabullante.



Desde lo alto al sur

Una vez explorado Garajonay existen diversas posibilidades para conocer otras virtudes de la isla. Parece lógico querer alcanzar la costa sur que no debemos pasar por alto. Para ello, podemos comenzar en El Cercado, donde se halla el Centro de interpretación del Alfarería. Cerca de aquí se encuentra Chipude que, aparte de ser la emblemática formación montañosa, es un pueblo donde bien podemos hacer un alto para admirar su plaza. Se continua por La Dama (también muy fértil gracias a los pozos construidos) y se termina en La Rajita, situada al final del barranco homónimo y donde ya no hay el trasiego de antaño cuando la industria se hallaba en plena actividad.

Otra opción que podríamos haber disfrutado desde Garajonay es habernos puesto como meta final Playa de Santiago. Una parada inevitable a hacer por el camino es Alajeró por su arquitectura tradicional y por su folclore, como la fiesta del Paso (no importa sino se coincide con alguna de las romerías ya que los senderos que siguen son muy atractivos por sí mismos).  Pero lo más interesante es que, según vayamos avanzando, veremos una importante trasformación del paisaje. Desde los mares de nubes y bosques prehistóricos que dejamos, comienzan a parecer los huertos de secano, algunos rebaños y lomas (llamadas aquí lomadas). Playa Santiago, final de nuestro recorrido, es un estupendo lugar para probar el pescado fresco de la isla.


Costumbrismo: tradiciones todavía muy vigentes

La abrupta orografía de La Gomera, como no podía ser de otra manera, ha marcado la forma de vida de sus pobladores. De ahí, por ejemplo, la necesidad de cultivar casi en vertical. Así, bancales y terrazas que motean la ínsula: es la lucha de los agricultores por sacar de la tierra todo lo posible. El silbo gomero (impartido actualmente en los colegios y Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad por la Unesco) es otro de estos casos. No es un capricho sino un eficaz medio de comunicación: sus fuertes sonidos recorren los valles de punta a punta y atraviesan sin demasiado esfuerzo las espesura de los bosques. Podríamos continuar con la dificultad para desembarcar en los muelles o con la alfarería tradicional, que bebe de la cultura aborigen y que también nos llamará la atención. Sin ayuda del torno, barro y arena siguen siendo las materias primas con las que se crean (y no fabrican) los utensilios domésticos más variados. Si uno se acerca al ya mencionado Centro de Interpretación El Cercado entenderá muchos de los secretos de estas técnicas

No hay que dejar de probar...

La miel de palma es otro ejemplo de las tradiciones vivas de La Gomera. Se obtiene del guarapo (la savia de la palmera) tras un proceso laborioso. También es una delicia el almogrote, una de las especialidades culinarias de la isla (elaborado a partir de queso artesano, ajos, aceite y pimienta). Si tenemos ganas de probar recetas caseras podemos acercarnos al restaurante La Montaña Casa Efigenia


Experiencias inolvidables desde las nubes

El silencio de La Gomera es algo para ser vivido. Nada mejor que disfrutar de esta tranquilidad desde las cumbres más altas. En esta isla canaria, muchas de las caminatas finalizan en miradores (algunos nombres para apuntarse son el de Roque blanco, el del Santo o el de César Manrique) donde los horizontes se pintan con mantos esponjosos. Son los denominados mares de nubes: fenómenos naturales provocados por los vientos alisios que llegan de su largo viaje oceánico cargados de humedad. Las nubes bajas se ven empujadas por estos contra las cumbres, hasta que los vientos de altura, más cálidos y secos, las retienen. Cuando no es así y el cielo está límpido, la vista se alegra con las figuras recortadas de las islas vecinas.

Saborear el mar

Las aguas que bañan La Gomera y su diversidad son uno de los grandes atractivos de la isla. Como no se suele viajar con barco una buena idea es decantarse por un recorrido con, por ejemplo, Tina Excursiones. Así, será posible observar a pocos metros la fauna marina y descubrir alguna de las calas más sugerentes de la costa. Otra alternativa, con una embarcación más pequeña y manejable, son los servicios ofrecidos por Speedy Adventure que, entre otras cosas, permite conocer el monumento natural volcánico Los Órganos.


Más Información

Turismo de La Gomera
www.lagomera.travel

Turismo de Canarias
www.turismodecanarias.com

También te puede interesar:

Tenerife, una experiencia volcánica. "Además de playa, que está muy bien, Tenerife ofrece a los visitantes más inquietos planes para no parar en una semana: enoturismo, rutas a pie por volcanes y barrancos, bicicleta de montaña, kayak de mar, observación de estrellas, avistamiento de cetáceos... Y para reponer fuerzas, gastronomía contundente e hipercalórica (papas, carne de fiesta, garbanzas…), como cuadra a una tierra volcánica". Continua leyendo en este enlace el reportaje de Tenerife.



Más experiencias seleccionadas para ti