Compartir

MÉXICO. Estado de Jalisco

Los cinco sentidos se quedan cortos para captar la magia y la autenticidad de Jalisco. El color de sus fachadas, la música de los mariachis, el aroma de sus comidas, el tacto de los tejidos artesanales y el sabor del tequila desbordan a quien lo visita. Desde Guadalajara a Puerto Vallarta desfilan campos de agave, poblaciones tequileras y pueblos propios del Oeste.

[*TIPO18,2985,660,350*]

  • Guía práctica
  • Reportaje
Jalisco. El estado mexicano con más sabor (reportaje 1/2)

Los cinco sentidos se quedan cortos para captar la magia y la autenticidad de Jalisco. El color de sus fachadas, la música de los mariachis, el aroma de sus comidas, el tacto de los tejidos artesanales y el sabor del tequila desbordan a quien lo visita. Desde Guadalajara a Puerto Vallarta desfilan campos de agave, poblaciones tequileras y pueblos propios del Oeste. ¿Te atreves a acompañarnos?

Por Pepa García (Procedente de Viajeros 161, reportaje divivido en dos partes: Interior y Costa de Jalisco)

Es difícil describir México con un solo adjetivo ya que no existe en su amplísimo territorio un único país sino muchos. En función del estado que se visite el apelativo pasa de ser relajante, en las playas caribeñas; interesante, en el área arqueológica de Yucatán; e, incluso, frenético en la capital. En esta ocasión, nos ha seducido Jalisco y tras regresar sólo nos viene a la cabeza un adjetivo, auténtico. Tanto como la idea que subyace en nuestra mente sobre el pueblo mexicano, abierto, hospitalario, sin artificios, siempre con una sonrisa franca y amable, muy amable.

Una frase que escuché por primera vez allí, y que luego he oído repetidas veces, es aquella que señala sus buenas intenciones y las de los establecimientos turísticos, por supuesto: “Queremos que nuestro clientes encuentren su casa fuera de casa”. Y ciertamente, lo logran. Algunos incluso llegarían a decir que estuvieron mejor que en ella.
Una de las grandes ventajas de Jalisco es que aúna en su territorio una variedad de atractivos suficientemente amplia para contentar al que viaja en busca de cultura, gastronomía, historia, playas o, simplemente, diversión. Nuestro recorrido parte del interior jaliscense y acaba en la costa, del corazón de las tradiciones a la extroversión que aporta el contacto continuo con el turismo localizado en Vallarta. Del sosiego al frenesí solo hay un paso.

El interior de Jalisco

Sucede dentro de ti es el lema del estado y ciertamente lleva razón, ya que la principal aportación de un viaje a Jalisco es intangible. Se trata de un turismo experiencial que se dirige más a la percepción individual y, sin querer caer en sentimentalismos, al corazón. Cada rincón, cada persona que se cruza en tu camino agrega un granito de arena para que la vivencia sea completa.

En este paseo por las profundidades del pueblo mexicano conoceremos aspectos tan diversos como el ambiente costero en las riberas del lago Chapala, el arduo trabajo de los jimadores en las plantaciones de agave, la delicada labor artesanal en Tlaquepaque y la grandeza de su capital, Guadalajara, la ciudad de las cinco aes.

Comenzamos nuestro camino al interior del ser humano por los pies que nos conducen arriba y abajo por las calles de Chapala, una de las poblaciones que se reflejan en el lago homónimo, punto de encuentro vacacional de propios y extraños, es decir, mexicanos, estadounidenses y canadienses, primordialmente. Casi podría afirmar que por sus calles siempre es verano: nadie camina deprisa; los vecinos se saludan; el sol, aunque a veces juegue al escondite, no desaparece; las temperaturas son agradables, los escolares adolescentes en manga corta se arremolinan en torno a unas bebidas de colores ácidos –intuimos que de fruta–, y el Malecón es paseado por familias y parejas de ancianos. Siempre es verano, incluso cuando ves a un agradable abuelo octogenario que, con todo el mimo y la destreza de sus más de sesenta años de experiencia, se afana en crear barcos de madera, lana y alambre que vende por menos de un euro. La vida es sencilla, tan fácil como tomar un helado, sonreir a unos niños que te han golpeado con la pelota –y se acercan con miedo– o escuchar las historias del lugar mientras tomas una Corona, bien fría, en alguno de los locales chic que miran al Chapala.

Otras tantas poblaciones con la misma filosofía bordean el lago, entre ellas destaca Ajijic. Es, ciertamente, un municipio curioso por el carácter cosmopolita que le imprime la numerosísima colonia de extranjeros que se ha dado cita en él. Si no fuese por los colores de las fachadas, las cantinas que salpican las calles comerciales y los carteles que anuncian sus delicatessen nadie diría que estás en tierras mexicanas.

La ruta del tequila

El tequila, junto con el chile y los mariachis, es el gran embajador de México en todo el mundo. Sin embargo, poco se sabe de su proceso. Probablemente no mucha gente conoce que esta bebida de alta gradación se produce a partir de las raíces de una planta –parecida al aloe vera– llamada agave y que se precisan unos diez años para que evolucione lo suficiente y pueda entrar en el proceso de destilación. En ese tiempo crece bajo la atenta mirada del jimador, el encargado de cortar periódicamente las pencas. Una vez desenterrado el corazón o piña se someterá a distintas fases de cocción, molienda, fermentación y, por último, destilación. La maduración se producirá en barricas y envejecerá apilado en bodegas.
Una de las visitas más recomendables para conocer de primera mano tanto el trabajo de campo como todo el proceso de elaboración es la que organiza la Fundación Cuervo. Esta entidad continúa la labor filantrópica que la casa original había realizado desde su nacimiento en 1758.

La inmersión en Mundo Cuervo comienza con un paseo por las plantaciones azuladas de agave y finaliza realizando una cata de la bebida. En sólo un día podrás alardear de distinguir los distintos tequilas que existen (blanco, reposado...), sus aromas y tonalidad. En sus amplias instalaciones conocerás su historia a través de un audiovisual, te presentarán al ave que le da nombre –que vive en uno de los patios y es tratado como un rey–, las antiguas herramientas usadas para elaborar el licor, el peculiar museo que expone sillas de montar, espuelas, mariachis en forma de calavera, etc, etc. No te aburrirás, seguro.

Una vez finalizada esta pequeña inmersión tequilera te proponemos recorrer a tu aire la población que le da nombre a la bebida. Paseando por la plaza, la iglesia, soportales y callejuelas palparás el sentir de este municipio cuya vida ronda alrededor del tequila. Por supuesto, existe una ruta que transcurre por una decena de municipios, si te ha gustado la introducción te animamos a seguirla.

Tlaquepaque, sobre lomas de barro

Otra de las excursiones aconsejables desde Guadalajara es la que lleva a Tlaquepaque. Si preguntamos el significado de su nombre nos dirán que es “sobre lomas de barro” y nuestras conexiones mentales nos llevarán a pensar en alfarería. Y habremos acertado, ya que es uno de los mayores centros artesanos del país. Para comenzar a intuirla es aconsejable conocer el Museo de la Cerámica donde se desvela la historia del lugar a través de las magníficas piezas expuestas, algunas muy curiosas y antiguas. Tras esta pequeña inmersión estaremos preparados para salir a descubrir el resto del municipio. Por sus calles se alternan grandes casas que se abren a patios porticados, restaurantes (algunos dentro de jardines, como El Abajeño) y maravillosas tiendas. Estas últimas ofrecen productos tradicionales y vanguardistas, la mayoría relacionado con la decoración de la casa. Cuando admiras esos fantásticos muebles, originales lámparas, objetos de forja, etc., desearías dos cosas: una visa con crédito ilimitado y un teletransportador de partículas para llevártelo todo a casa. Si ves que no puedes reprimirte debes saber que no eres el único, ya que algunos visitantes contratan contenedores para trasladarlos a sus hogares.

En Tlaquepaque, además de pasear y sorprenderse por las originales estatuas que salpican las vías, es imprescindible sentarse un rato en El Parián, antiguo mercado ahora rodeado de cantinas mexicanas donde escuchar mariachis, tomar una margarita o, simplemente, abandonarse en un banco.

Guadalajara, la segunda urbe mexicana

La homónima de la ciudad castellano-manchega es la segunda mayor urbe del país, tras la capital. Es moderna y en ella se dan cita numerosos congresos e importantes eventos internacionales a lo largo del año –como los XVI Juegos Panamericanos celebrados el pasado mes octubre de 2011–.

Se precisaría varios días para conocerla, dadas sus grandes dimensiones y diferentes atractivos. Aunque es complicado seleccionar los que consideramos imprescindibles, nos atrevemos a recomendar una visita a la Catedral –baja a ver las catacumbas–, las plazas –de Armas, de la Liberación, de los Mariachis y Tapatía– que han sido testigos del devenir histórico. En un lateral de la plaza de Armas se alza el palacio de Gobierno que cuenta en su interior con dos impresionantes obras de José Clemente Orozco que recuerdan la abolición de la esclavitud en 1810. De este pintor y filósofo sería un sacrilegio perderse los murales que se exhiben en el Instituto Cultural Cabañas –pintados entre 1938 y 1939–. Es interesante realizar la visita guiada ya que la profundidad de pensamiento de Orozco es difícil de asimilar si se admira por libre. Este gran centro, antaño una casa de acogida fundada por el obispo navarro Juan Cruz Ruiz de Cabañas y Crespo, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco en 1997.

Otro gran pabellón de cultura de Guadalajara es el Templo Degollado, un edificio de estilo neoclásico que acoge grandes manifestaciones artísticas como las Galas del Mariachi o la Orquesta Filarmónica de Jalisco. El ornamentado interior y el sonido son magníficos.

Este reportaje continua con la Costa de Jalisco en Puerto Vallarta. Si deseas obtener el reportaje completo o realizar algún comentario al respecto puedes hacerlo a través de nuestras redes sociales, en Facebook (www.facebook.com/revistaviajeros) o en Twitter (@viajerosrevista). ¡Muchas gracias!




CÓMO LLEGAR
Actualmente para viajar al estado de Jalisco es necesario realizar una escala. Aeroméxico ofrece 15 vuelos desde España a Ciudad de México. Desde Madrid vuela diariamente, y desde Barcelona cuatro veces por semana. Gracias al acuerdo con Air Europa, socio de la Alianza Sky Team, ofrece cuatro conexiones más semanales desde Madrid a México DF en código compartido. Tel. 913 057 377,
www.aeromexico.com También dispone de este trayecto, entre otras líneas, Iberia, Tel. 902 400 500, www.iberia.com

Si prefieres la comodidad de un viaje organizado puedes encontrar un completo programa de itinerarios en Jalisco en Viajes El Corte Inglés, infórmate en www.viajeselcorteingles.es o en sus agencias de viaje.

VISADO, MONEDA E IDIOMA
• El pasaporte en regla y con una validez de seis meses es suficiente para una estancia turística. Es necesario abonar tasas de salida.
• La moneda de curso legal es el Peso Mexicano. 1 Euro so unos 17 Pesos (MXN). Las tarjetas de crédito suelen ser aceptadas.

CÓMO MOVERSE
Lo idóneo una vez allí es alquilar un vehículo y moverse por las distintas poblaciones de la ruta, incluso entre Guadalajara y Puerto Vallarta.

DÓNDE ALOJARSE
• Hoteles Camino Real. Esta cadena mexicana dispone de establecimientos por todo el país. Si hacéis escala en México DF encontraréis allí el Camino Real Polanco y en nuestra ruta el Camino Real Guadalajara, de 5*. Dispone de 198 habitaciones y siete suites con terraza y vista a los jardines. Dos restaurantes, cuatro piscinas, pista de tenis y gimnasio. Av. Vallarta, 5005. Guadalajara. Jalisco. Tel. 01 800 90 123 00, www.caminoreal.com
• Hotel Quinta Real. 5*. Quien elige este alojamiento tiene muy claro que quiere disfrutar de confort, servicio, calidad y una atención personalizada. Cuidada decoración y alta gastronomía. Av. México 2727. Col. Vallarta Norte. Guadalajara. Tel. +52 (55) 11 05 10 00, www.quintareal.com
• The Westin Resort & Spa Puerto Vallarta.  Habitaciones amplias, grandes piscinas y junto al mar. La oferta se completa con buenos restaurantes y la opción de disfrutar del spa. Paseo de la Marina Sur, 205. Puerto Vallarta. Tel. +52 (322) 226 1100, www.westin.com/puertovallarta
• Hotel Real de San Sebastián. Alojamiento y restaurante en San Sebastián del Oeste. www.es.sansebastiandeloeste.com

GASTRONOMÍA MEXICANA
La cocina de México es bastante más variada que la que conocemos. No todo es picante, ni se reduce a tamales y fajitas. Os aconsejamos descubrir por qué ha sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Atrévete a vivir una auténtica experiencia degustando platos que pasan por el dulce, el salado, picante o crujiente. En el apartado de bebidas no faltará una margarita en el aperitivo; durante la comida, vino, un agua fresca de fruta tropical o un cantarito y para finalizar un chupito de tequila. El café y el chocolate también merecen la pena.

DÓNDE COMER Y DISFRUTAR
The River Cafe. Desayunos, comidas y cenas en la isla Río Cuale. Buena cocina, ambiente y entorno. Isla Río Cuale, 4. Puerto Vallarta. 
www.rivercafe.com.mx
• Mi Querencia. Excelentes platillos mexicanos y muy buenas margaritas junto al malecón de Puerto Vallarta. Morelos, 426 Centro. 
www.miquerenciapv.com
Blue Chairs. Hotel y restaurante gay friendly junto la playa de Los Muertos, en Puerto Vallarta. Muy buena atención al cliente.
www.hotelbluechairs.com
• Restaurante Santo Coyote. Cenas-espectáculo al aire libre en un agradable jardín. Guadalajara.
www.santocoyote.com.mx
Fonda Cholula. Exquisitos platillos mexicanos, refrescantes margaritas y otros cócteles con tequila. Tequila.
www.mundocuervo.com
• Chico’s Paradise Restaurant, Bar&Grill. En una plataforma de madera que se alza sobre el río, se sirve exquisita comida mexicana. Las Juntas, Cabo Corrientes. km. 20 Hwy. Jalisco  Tel. +52 (322) 2 0747/ 3 0413
Restaurante El Abajeño. Comida típica en un jardín amenizada por mariachis. Juarez, 231. Tlaquepaque.
www.sansebastiandeloeste.com
Los Otates. Rica comida mexicana en esta cantina de ambiente familiar. Guadalajara.
www.losotates.com
• Restaurante Sacromonte. Ambiente selecto y platos exquisitos. Pedro Moreno, 1398. Guadalajara.
www.sacromonte.com.mx
Ritmos de la Noche. Tour de 5 horas que consta de travesía en barco hasta Las Caletas, espectáculo de danza y cena a la luz de las velas.
www.vallarta-adventures.com

DE COMPRAS
Salir de compras es uno de los grandes placeres en México. Existen, incluso, pueblos enteros como Tlaquepaque dedicado a la artesanía. En Guadalajara los mercados son el mejor lugar para adquirir algún recuerdo.
En Puerto Vallarta no dejes de visitar Isla Río Cuale, una pequeña ínsula en el centro del río donde, además de pasear bajo su arboleda, se puede adquirir bellas obras de artesanía, asistir a talleres a precios económicos y disfrutar de los establecimientos que se encuentran en él. Por supuesto, el mercado local, también dispone de material para souvenirs.

DIRECCIONES

C. Promoción Turística de México
Carrera de San Jerónimo 46, 2º. Madrid
Tel. 915 611 827,
www.visitmexico.com
Tel. 00 800 111 12266 (inf. turística)

http://visita.jalisco.gob.mx
http://vive.guadalajara.gob.mx
http://visitapuertovallarta.com.mx

Más experiencias seleccionadas para ti