Compartir

RUTAS A CABALLO. Turismo ecuestre

El turismo ecuestre se define como la realización de actividades ecuestres en el medio natural, principalmente marchas por itinerarios señalizados. También puede incluir otras propuestas relacionadas con el mundo del caballo pero las más atractivas son, sin duda, las rutas que se adentran en plena Naturaleza.

El otoño a caballo. Pistas para disfrutar del Turismo ecuestre

Es innegable que los viajes a caballo tienen algo mágico, casi mítico que nos acercan no sólo a la Naturaleza de la forma más directa posible, sino también a la ancestral relación del hombre con los animales. Algo olvidados hoy, tras siglos de importancia vital en muchas actividades humanas, los caballos son uno de los mayores atractivos en cuanto a actividades de ocio turístico se refiere.

El turismo ecuestre se define como la realización de actividades ecuestres en el medio natural, principalmente marchas por itinerarios señalizados. También puede incluir otras propuestas relacionadas con el mundo del caballo pero las más atractivas son, sin duda, las rutas que se adentran en plena Naturaleza. Está muy relacionado con la expansión del turismo rural y muchos de los alojamientos englobados bajo esa categoría ofrecen la posibilidad de realizar actividades a caballo. Pero, ¿todo el mundo puede llevarlo a cabo? ¿exige condiciones especiales o particulares? ¿dónde encontrar información al respecto? 

Consejos prácticos

Como en cualquier deporte de aventura, la seguridad es el factor más importante en el turismo ecuestre. Aquí, además, hay que tener en cuenta que estamos con un ser vivo, un animal, domesticado, por supuesto, pero que también tiene su propio carácter. Es decir, no es como si fuéramos montados en una bici o una moto. Generalmente los caballos destinados a este tipo de turismo son muy dóciles y están muy bien preparados y enseñados, por lo que no hay que temer nada, pero hay que ser muy precavidos. Las marchas, además, suelen ser al paso o al trote, con lo que no es necesario tener una gran preparación o conocimientos previos. Lo más importante es elegir una empresa con monitores profesionales, que nos guiarán y nos mostrarán las enseñanzas básicas y necesarias a la hora de montar a caballo, y seguir siempre sus instrucciones. ¡Nada de querer emular a John Wayne o Clint Eastwood persiguiendo indios! Así, esta modalidad turística puede ser practicada por niños y adultos, pues los itinerarios y programas están adaptados a todo tipo de público. Es importante tener equilibrio y coordinación, sobre todo si vamos a realizar alguna actividad más dinámica. Y recordar que la primera vez que montemos, es conveniente que lo hagamos en un caballo tranquilo, que no se asuste de los extraños.


Las empresas que se dedican a ello  suministran el equipo necesario para montar, como las sillas, riendas y estribos. Los cascos también suelen prestarlos, pero si vamos a seguir practicando este deporte podemos comprarnos uno que se adapte completamente a nosotros. En cuanto al tipo de ropa o de indumentaria requerida, es conveniente llevar unos pantalones que se ajusten lo más posible a la pierna, pero sin apretar demasiado. Los vaqueros no resultan muy cómodos tras varias horas cabalgando. Se debe usar botas o zapatos con buena suela y un poco de tacón para impedir que el pie se meta en el  estribo. Es importante llevar ropa que cubra los brazos y las piernas para una mayor protección y, aunque sólo vayamos a realizar una salida tranquila, podemos utilizar también los guantes que usan casi todos los jinetes, destinados a evitar lastimarse los dedos con el roce de las riendas.

Rumbo a la aventura

Es cierto que aún no está muy desarrollado, pero el turismo ecuestre suele estar organizado en casi todas las regiones españolas. A través de los servicios turísticos autonómicos o provinciales podemos acceder a empresas que se dedican a ello. La Asociación Nacional de Turismo y Rutas Ecuestres (ANTREC) también puede ser un recurso bastante útil tanto para profesionales como para el público que sólo busca una experiencia  de turismo activo con caballos. Después, compañías como Equitur, o proyectos como Equustur, ofrecen algunas de las propuestas más interesantes y de mayor calidad de nuestro país. Equitur fue la primera empresa ecuestre de España y desarrolla toda una serie de servicios vinculados al mundo del caballo, especialmente los relacionados con el turismo. Sus rutas se extienden por todos los continentes y organizan también programas para empresas y cursos de formación para quien quiera adentrarse más en el mundo equino. Equustur, por su parte, es un proyecto que abarca itinerarios de Francia, España y Portugal y propone rutas de varios días de duración, recorridas en diversas etapas, que permiten conocer cada una de las zonas por donde trascurren. Muchas de ellas son áreas naturales muy poco exploradas, por lo que la inmersión en la Naturaleza es total e intensa. La última ruta que han puesto en marcha es la del Camí de Cavalls, en Menorca: más de 95 kilómetros de costa donde descubrir la historia, la cultura y la gastronomía de la isla a lomos de un caballo.


Más información


Asociación Nacional de Turismo y Rutas Ecuestres (ANTREC)
www.antrec.com

Equitur
www.equitur.net

Equustur
www.equustur.net

 

Más experiencias seleccionadas para ti