Compartir

SEVILLA. Más bares que balcones

Aprovechando los agradables días de primavera y que las fiestas populares comienzan a aparecer (la Feria de Abril, la primera), os proponemos un recorrido por los bares y restaurantes más punteros de Sevilla. La ciudad del Guadalquivir nos sorprende con una oferta que oscila desde las tabernas más tradicionales hasta bares más propios del SoHo londinense.



 

Aprovechando los agradables días de primavera y que las fiestas populares comienzan a aparecer (la Feria de Abril, la primera), os proponemos un recorrido por los bares y restaurantes más punteros de Sevilla. La ciudad del Guadalquivir nos sorprende con una oferta que oscila desde las tabernas más tradicionales hasta bares más propios del SoHo londinense.

Por Jordi Jofré (Revista Viajeros, extracto edición impresa nº167)

Sevilla casi tiene más bares que balcones, que ya es decir. En general, se come muy bien y a buen precio si lo comparamos con otras grandes ciudades de España. Cuando paseas ves miles de carteles con la lista de tapas, plato del día o sugerencias de la casa. Uno puede optar por las tabernas clásicas y famosas y acercarse, por ejemplo, a Las Columnas (en la Alameda), tomarse un vino de naranja en El Perejil (Santa Cruz) o una tarta en el Horno de San Buena Ventura (muy cerca de la Catedral). Esto tan solo es una pequeña muestra de locales tradicionales pero como la lista sería interminable, con opciones para todos los gustos, hemos preferido recomendar algunos establecimientos que nos han llamado la atención por su novedad, ubicación –que nos dará pie a conocer otras virtudes de Sevilla– y, por supuesto, por su calidad.


Busca en el mapa la Plaza de la Encarnación y verás que es bastante céntrica. Lo que hasta hace unos años era una zona concurrida de tráfico y sin un atractivo llamativo para el visitante, se ha convertido en un nuevo foco de interés. Es el llamado Metropol Parasol. Ese es el nombre oficial, pero si andas despistado, mejor pregunta por Las Setas que es como lo conoce casi todo el mundo. Allí vamos a comer en Gastrosol que cuenta con una terraza animada y unas vistas envidiables. Pero es que muchos pasan por alto su oferta de tapas detalladas. Nos decantamos por un Huevo panko (empanado con pan japonés y acompañado de una espuma de patata y un guiso de lagartito ibérico, es decir, de costillar de cerdo), un Burrito de cola de toro y una Crema de almendra con gamba blanca. Para beber, una copita de vino y de postre, una tarta Sacher. Todo exquisito y por menos de 20 euros.

Otra opción es acercarnos a Triana con la excusa de conocer los platos que sirven en Abades. Antes de darnos el homenaje, paseemos por este encantador barrio. Situado al otro lado del río, es folclórico, alegre y tradicional, además de cuna de toreros y artistas. Todavía perviven aquí varios talleres de ceramistas que se pueden visitar para ver cómo trabajan y llevarse un recuerdo muy auténtico. Cuenta con varias iglesias y con un animado ambiente, especialmente en la calle Betis que es denominada por muchos como el Balcón de Sevilla por, evidentemente, sus estupendas vistas. Y justo ahí, para disfrutar de las panorámicas, nos podemos acercar al ya mencionado restaurante Abades que dispone de una terraza donde al fondo, en el otro margen, se yergue impetuosa la Torre del Oro, con los ferries turísticos descansando a su vera y alguna que otra canoa surcando el Guadalquivir. Para comer, ofrecen diferentes opciones pero no es mala idea decantarse por alguno de sus menús, como el Ejecutivo (35 euros, solo de lunes a viernes al mediodía, incluye aperitivo, primer y segundo plato, postre del chef y selección de vinos del sumiller). Todavía hoy recordamos el risotto de calabaza sobre láminas de bacalao que degustamos. Como para olvidarlo...


Y por la noche, os recomendamos la Alameda, muy cerca de la Plaza Nueva y el Ayuntamiento. Os vamos a dar dos alternativas para cenar. Zelai es un restaurante que está pegando fuerte y que cuenta también con un surtido de tapas elaboradas de gran calidad. No dejen de probar, entre otros, su Tataki de atún, tomate y cebollas encurtidas (5,5 euros, con un tamaño generoso). No muy lejos se halla Burger & Gin Tonic Club que, con un local de inspiración neoyorquina, tienta con sabrosas hamburguesas (por ejemplo, la de carne de waiu) y una variada oferta de gin tonics (elaborados con más de 10 tipos de tónicas y 40 marcas de ginebras). Si todavía hay ganas de seguir tomando copas –una de las razones de haberos recomendado estos lugares–, os instamos a conocer dos bares que asoman como novedades dentro del panorama chic sevillano: Capitol (
www.terrazaalfonso.com) y O´Clock (www.baroclock.com). Ambos cuentan con una atmósfera cool que satisfará a todos aquellos que disfrutan de este tipo de ambientes.
 

Más experiencias seleccionadas para ti