Textos y fotos Editorial Viajeros
Patrocinado por:
Turismo de Asturias
Compartir

GASTRONOMÍA. GIJÓN. Con sumo gusto

Gijón es Asturias con sal, es el punto picante del Norte, el regusto de la España Verde. Sabe a mar y campo, a modernidad y tradición. Nos sentamos a la mesa de esta villa marinera para conocer su gastronomía, su cultura y la oferta turística que la convierten en un destino para todos los paladares.

Gijón es Asturias con sal, es el punto picante del Norte, el regusto de la España Verde. Sabe a mar y campo, a modernidad y tradición. Y sus gentes, sus paisajes y su historia dejan con buen sabor de boca a todo el que la visita. Nos sentamos a la mesa de esta villa marinera para conocer de primera mano su gastronomía, su cultura y la oferta turística que la convierten en un destino delicioso para todos los paladares.

Carnívoros del mundo, amantes del pescado y el marisco, fieles a las recetas de la abuela y a los platos de cuchara, defensores de la cocina de autor, amantes de lo dulce, seguidores de lo salado… No importan las preferencias, cualquiera que desee presumir del título de maestro gastronómico debe conocer el Norte y su buena mesa, con platos tradicionales, materias primas de calidad y un gusto por el arte culinario incomparable. En el centro de la Cornisa Cantábrica, en pleno corazón de Asturias, Gijón eleva el carácter de la España Verde a la máxima potencia: naturaleza, historia, vanguardismo, hospitalidad, gastronomía… Todo en perfecto maridaje y disponible durante los 365 días del año.
 

A golpe de cuchara

En Gijón, el recetario está claramente marcado por su esencia de villa marinera y su proximidad al mar: sopas de pescado o de marisco, ‘pulpu con patatines’, chipirones ‘afogaos’, rey en salsa de oricios (erizos de mar), percebes, almejas, quisquillas, nécoras… Pero la naturaleza que envuelve el municipio es tan fértil que sus carnes, como el ya famoso ‘cachopo’ (doble filete de ternera empanado que esconde lonchas de jamón y queso) o sus legumbres, como la tradicional fabada, son indispensables en los menús de cualquier casa o restaurante de la villa.

Para probar todas estas recomendaciones, la ciudad ofrece apetecibles paquetes culinarios enmarcados en el programa Saboreando Asturias. Uno de los más llamativos es el de ‘Gijón Gourmet’, el plan perfecto para una cena en pareja. Por solo 45 euros, los aspirantes a maestros gastronómicos se sentarán a la mesa de restaurantes gijoneses de renombre, algunos de ellos reconocidos con estrella Michelin (Auga y La Salgar). Para no fallar con el postre, la elección indispensable es ‘Gijón Goloso’, un recorrido por las especialidades más dulces de la ciudad.

Pero de entre todos los productos de la despensa asturiana destaca sobremanera la sidra, la bebida estrella del paraíso astur. Nadie puede volver a casa sin haberla probado. Por eso, Gijón propone la ‘Ruta de la sidra’, una experiencia que lleva a todos sus participantes hasta el origen de esta bebida natural, desde la recogida de la manzana hasta su elaboración final en los ‘llagares’.

 

Ocio para todos

Los gustos no se limitan a los estímulos del paladar. Además de disfrutar de su gastronomía, la ciudad también se puede conocer a través del programa ‘Gijón Escapadas’, la alternativa para un fin de semana diferente a orillas del Cantábrico y desde 39 euros por persona, con dos noches de hotel y desayuno y una actividad a elegir. Paseos en globo o segway, rutas a caballo, sendas por el entorno rural, avistamiento de osos pardos o vuelos en parapente son sólo algunas de las actividades que componen un catálogo especialmente creado para todos los gustos.

La visita al Jardín Botánico y al Acuario, encargados de la preservación de la flora y la fauna marina, completa esta introducción al paisaje norteño. Son los únicos equipamientos de la cornisa Cantábrica que ofrecen posibilidades divulgativas tan variadas para mayores y pequeños.

 

Mar y deporte

Pero ‘Gijón Escapadas’ también permite sacar el máximo partido a la ciudad aún pasados por agua. Y no, no estamos hablando de cargar con el paraguas, sino de las múltiples posibilidades de diversión que ofrece el Cantábrico. Buceo, vela, surf… no importa el nivel de torpeza, sólo necesitas paciencia para “pillar” la mejor ola de tu vida.

Con este desafío marino cumplirás uno de los propósitos más socorridos de todos los años: “hacer más deporte”. Y si no te quieres mojar ten por seguro que también cuidarás la forma en alguno de los cuatro campos de golf de la ciudad o a ritmo de pedal en alguna de las sendas verdes.

Más información en www.gijon.info

 

Texto y fotos: Turismo de Gijón

Ciudad abierta, hospitalaria, activa, innovadora, divertida, Gijón (o Xixón) siempre sorprende a quien la visita. A Gijón siempre hay que volver. Algunas de las grandes disculpas para dejarse caer por la Villa de Jovellanos este otoño son su gastronomía y las numerosas citas culturales.

Más experiencias seleccionadas para ti