48 Horas

Las piedras milenarias del acueducto me dan la bienvenida. Afino mi oído y me doy cuenta de que me están hablando: “Si conocerla en un fin de semana es tu deseo, escucha las leyendas de cada rincón”

Páginas