48 Horas

En Gipuzkoa es difícil equivocarse de destino, ya que está repleta de rincones que por sí solos ya representan el alma vasca: paisajes increíbles, excelentes restaurantes, sorprendentes fenómenos geológicos y sobre todo buena gente. El triángulo compuesto por Zarautz, Getaria y Zumaia será nuestro eje este fin de semana. ¿Nos acompañas?

En el suroeste de la provincia de Teruel se alza como un destino perfecto para este otoño la Sierra de Albarracín. Alberga infinidad de paisajes, nacimientos de ríos, pinturas rupestres y pintorescos pueblos que guardan celosos su privilegiada naturaleza.

Colgada y abierta, luminosa, alada, airada, serena y enloquecida, infinita, obsesionante... así calificaba Camilo José Cela a Cuenca, una ciudad en la que callejear se convierte en un arte y en la manera perfecta de aprehender su esencia. ¿Me acompañas a recorrerla?

Las murallas de Segovia circundan un mundo de cuento. El Alcázar y el Acueducto, como protagonistas, y decenas de otros edificios medievales conforman la panorámica del casco histórico, por donde tantos reyes se han paseado. Más abajo y rodeándolo, los ríos Eresma y Clamores dan forma a uno de los recorridos más evocadores a la sombra de los árboles.

Fértiles valles, ríos caudalosos y bosques intrincados. También estrechos desfiladeros, descomunales cañones y misteriosas cuevas cargadas de leyendas. Todo ello aderezado de pueblos de arquitectura típica donde empaparse de esplendor medieval y rendirse a los placeres de su potente gastronomía. Bienvenidos a la comarca más verde y fresca de la provincia de Burgos.

Un golpe de mar, un trozo de cielo y el viento agitando los árboles. Es parte de lo que María del Mar Bonet quería meter en un sobre y enviar, en una de sus canciones. Vosotros desearéis eso y mucho más cuando recorráis la mayor de las Islas Baleares. Es hora de redescubrir Mallorca

Gran parte del sur de La Rioja está integrado en una Reserva de la Biosfera, lugares que destacan por la especial simbiosis del hombre con su entorno y donde eso del desarrollo sostenible es, simplemente, la forma natural y ancestral de relacionarse con la Naturaleza.

Con algo más de 500 años, La Torre de Belém se convierte en una excusa perfecta para hacer una escapada de verano a Lisboa. Una escapada en la que hemos ido enlazando visitas y anécdotas para confeccionar un itinerario muy ilustrativo sobre la capital portuguesa y su particular relación con el mar.

El invierno aún puede dar mucho de sí. Ya estáis tardando en sacar los esquís del trastero. Y si nunca hemos tenido, pues lo alquilamos. Mejor aún, nos podemos atrever con el snowboard o con las raquetas de nieve. Algunos pensarán que no están para esos trotes; pero que no se preocupen, para ellos también tenemos tentaciones.

Tiene todo el encanto de los lugares por descubrir, de los rincones poco habituados a los trasiegos de turistas. Quien viene hasta aquí va buscando, sin duda, autenticidad y energía pura, algo que se percibe nada más pisar este territorio surcado por los ríos Sil, Cabe y Miño. Entramos en la Ribeira Sacra…

Páginas