Guanajuato_Vive_Grandes_Historias

Categoría
Compartir

HOTELES. Alojamiento con encanto en la costa de Asturias

El Habana y Casona de la Paca son hoteles que forman parte de la red de Rusticae, una marca que lleva casi dos décadas seleccionando con gran rigor los mejores hoteles con encanto. Todos los establecimientos que se agrupan bajo este sello tienen en común una cosa: son únicos.

 El Habana (arr. izq.) y Casona de la Paca (arr. dcha.) son hoteles que forman parte de la red de Rusticae, una marca que lleva casi dos décadas seleccionando con gran rigor los mejores hoteles con encanto. Todos los establecimientos que se agrupan bajo este sello tienen en común una cosa: son únicos. Son hoteles que destacan por su cuidada decoración, por su trato personalizado y profesional, por su tranquilidad y por sus impresionantes emplazamientos. Como dicen desde Rusticae, son pequeñas grandes joyas desde las que descubrir nuestro destino favorito.

Hoteles (Revista ViajeroS)

 



Hay hoteles que son un destino en sí mismos. Recorriendo la costa de Asturias podemos encontrar algunos ejemplos. Uno de ellos es El Habana. Está en el pequeño pueblo de La Pereda, junto a Llanes, al pie de la Sierra del Cuera. Es un entorno relativamente virgen, en una estrecha franja entre el mar Cantábrico y la montaña. Aquí, Sirio y  María Eugenia, un organizador de rallies (además de participar en ellos) y una economista, decidieron cambiar radicalmente su vida y montar un hotel. Habituales de estos parajes, un día encontraron una finca que se vendía y ahí empezó la nueva aventura. Construyeron un alojamiento de doce habitaciones en el que se refleja su pasión viajera. Los muebles son de todas partes del mundo, especialmente de Asia y hasta tienen un espacio a modo de tienda de antigüedades, donde restauran y venden las piezas que siguen trayendo de países como Marruecos o Nepal.

 

Hay otros dos aspectos que nos apasionan de este hotel: los grandes ventanales que rodean casi todas las estancias y que permiten que la naturaleza esté como dentro del mismo, y el gran jardín de 17.000 m2. Este espacio es tan remarcable que atrae a mucha gente sólo para verlo, aunque no vaya a alojarse en el establecimiento, pues está abierto también a los clientes del restaurante, la cafetería o la tienda.

El jardín tiene un diseño natural donde se aprovecha los desniveles del terreno y las curvas del río que atraviesa la finca para integrarse en el paisaje. En realidad es un pequeño jardín botánico que alberga más de 300 especies diferentes de árboles, arbustos,  plantas herbáceas y helechos. Podemos hacer un recorrido siguiendo los árboles autóctonos como castaños, avellanos, abedules, alisos, robles y nogales, que se mezclan con los de otras latitudes como arces, liquidambar, fresnos, robles americanos o magnolios, que añaden variedad y color a lo largo del año. Además, se prestó atención a que los árboles y arbustos que se plantaran tuvieran frutos que sirvieran de alimento a pájaros o ardillas, pero los animales se sienten tan a gusto que hasta algún corzo de la montaña visita también los alrededores de El Habana.

Casona de la Paca, mansión de indianos en Cudillero

Y casi en la otra punta de Asturias, en Cudillero, está el otro hotel al que hacíamos referencia. Se trata de Casona de la Paca, una antigua mansión de indianos construida en 1877 y situada en la parte alta de Cudillero, en El Pitu. Sin duda, por el porte del edificio, el antiguo emigrante que regresó de hacer las Américas lo hizo bien acaudalado. El actual hotel ha mantenido toda la esencia del palacete, tanto en las estancias comunes como en las 20 habitaciones repartidas en tres niveles. Todo está lleno de detalles, lo que lo hace muy acogedor. También tienen parte de ‘culpa’ en eso las responsables del mismo, empáticas y amigables, siempre dispuestas a darte el mejor consejo si buscas una playa cercana, un restaurante o una tienda.


De este lugar también nos han gustado dos aspectos principalmente: uno, la convivialidad en los espacios comunes como el salón con pequeño bar y chimenea o la terraza del estupendo jardín donde, como en todas las casas de indianos, no faltan las palmeras. El segundo detalle son los desayunos y la sala destinada a ellos. La luz de la mañana llena esta sala, ubicada en la planta baja y desde la que se ven otras partes del palacete, por lo que uno no se siente en un hotel, sino en su casa. El buffet es muy completo, repleto de productos caseros y de elaboración artesanal. ¿Se puede empezar mejor el día?


En uno de los rincones del jardín, además, Casona de la Paca acaba de reinauguar unos apartamentos para quien prefiera este tipo de alojamiento. Les han dado un ambiente más moderno y los han reformado para que sean totalmente respetuosos con el medio ambiente. Así por ejemplo, han sustituido el uso de energías fósiles por la geotermia tanto para el agua caliente como para el sistema de calefacción, y toda la iluminación está realizada con bombillas led. Han pensado en todo, y ofrecen estudios para una pareja (o una pareja con un niño) y apartamentos con dormitorio separado, ideales para familias.



LLanes, Cudillero y los pueblos y parajes cercanos a estos hoteles completan el encanto de los mismos. Todo en conjunto hace muy fácil que nos acordemos siempre de ellos y que queramos volver muy pronto.

Direcciones de interés:

El Habana
La Pereda, s/n.
Llanes.
Tel. 985 402 526


Casona de la Paca
El Pitu, s/n.
Cudillero.
Tel. 985 591 303
 





 

Más experiencias seleccionadas para ti