Una razón para visitar

Brujas es una de las ciudades más románticas de Europa. Pasear en calesa por sus calles empedradas, navegar en barca por sus canales, caminar por el casco histórico, o saborear su gastronomía en alguno de los nueve restaurantes con estrellas Michelin premiados este año, son algunos de los highlights de una ciudad casi perfecta.

La bella Lisboa se torna aún más bohemia a la luz de las farolas. Las noches de verano son idóneas para descubrir la capital portuguesa a través de sus barrios más activos y de aquellos donde la melancolía parece haberse instalado para siempre.

Fuerteventura puede que sea una de las islas más áridas de Canarias pero tiene quien le cante y elogie sus virtudes. Fue un amor de cuatro meses menos tres días, allá por 1914, pero ese latir y esas metáforas inspiradas quedaron inmortalizadas en sentidos sonetos y epístolas de un escritor desterrado, de un Unamuno en el exilio.

Ubicada en una de esas colinas que poco a poco dejan paso a los Alpes, Bérgamo es una joya que difícilmente puede pasar desapercibida. Dividida en Cittá Alta y Cittá Bassa, esta ciudad del norte de Italia nos transporta a la Edad Media, a la República de Venecia, a las luchas y a los desafíos… sin olvidarse del presente.

En la ciudad de Nueva York puedes obtener durante la época invernal los mejores precios en restaurantes, visitas y teatros, además de las tarifas de hotel mas bajas del año. NYC & Company nos anima a descubrir la ciudad durante la estación más fría pero también más económica del año.

La localidad de Alhama de Murcia celebra durante el primer fin de semana de mayo su fiesta más singular: Los Mayos. Sus 21.000 habitantes volverán a lucir su indumentaria de arlequín o “corremayo” y a divertirse recreando escenas costumbristas y parodias de temas de actualidad con peleles de trapo.

Las Islas Cook, uno de esos bellos paraísos esparcidos por el planeta, cuenta en la isla de Manihiki con un tesoro muy valorado a nivel internacional: las perlas negras. La formación de la perla negra se produce dentro de la Pinctada Margaririfera u ostra de labios negros que crea en su interior el tan apreciado nácar.

Disfrutar de los cerezos en Tokio es solo uno de los motivos que se podrían argumentar para visitar Tokio entre febrero y abril pero, sin duda, es uno muy bueno. De hecho, incluso existe una expresión nipona, Hanami, que se identifica con el hecho de ‘ir a contemplar flores’.

Tierra adentro, donde el Mediterráneo se presiente pero deja de ser una certitud geográfica, la Costa Daurada cambia el mar por cerros, las playas por murallas y el bullicio por la placidez de los sonidos naturales.

En esta comarca hay un río que podría esta en Marte, una enorme marisma en la que pastan caballos salvajes sobrevolados por flamencos rosas, viñedos y antiguos monasterios convertidos en bodegas, pueblos relucientes pintados de blanco y playas casi vírgenes que se extienden kilómetros y kilómetros.

Páginas