Una razón para visitar

Para quienes visitan Formentera desembarcar aquí es sinónimo de calma. Formentera significa cambiar de ritmo, dejar atrás el ajetreo de las ciudades, la velocidad del día a día y aceptar un estilo de vida diferente. Este año, además, el firmamento gastronómico de Baleares tiene una nueva estrella (Michelin), el restaurante Can Dani de Formentera.

La República Checa no se acaba en Praga. Es verdad que esta ciudad es tan maravillosa que eclipsa a todas las demás, pero al sur de la capital, en la Bohemia Meridional, hay poblaciones de belleza singular que pueden ser consideradas como las joyas escondidas de Chequia.

Copenhague dispone de una oferta turística que se adapta a todas las edades y preferencias. Paisajes de vanguardia, historia, arte, cultura, diseño, arquitectura, compras, gastronomía, naturaleza o vida nocturna pueden salir a un precio muy asequible. Os daremos todas las claves para estirar el dinero.

Toledo es la localización perfecta para cualquier película histórica porque todo parece haber permanecido igual desde hace siglos. De nuevo ha saltado a las pantallas, esta vez como una ambiciosa superproducción televisiva con este matiz. Los personajes se mueven por sus calles y principales monumentos contagiándonos las ganas de recorrerla nuevamente y lo hacemos de la mano de su privilegiado hijo adoptivo, El Greco.

Algunos destinos desde otras latitudes más cálidas se presentan como lugares sólo apropiados para visitarlos en verano. La nieve y las bajas temperaturas nos suelen asustar, ahora en abril el sol comienza a templar el blanco manto de la nieve y la primavera se despereza en Noruega. Es esta una muy buena época, abril y mayo, aprovechando la Semana Santa y los puentes de mayo para escaparte a este país nórdico y disfrutarlo sin los agobios propios de la época estival.

Dormiremos en cuevas, cataremos el cardo rojo, pasearemos por un paraje que te lleva de la Luna a Marte, descubriremos como 30 hermanas han rehabilitado un monasterio y espiaremos a Tudela gracias a un sistema de lentes escondido en una atalaya medieval. ¿Surrealista? No, es la Ribera Navarra, tan singular como sorprendente.

Páginas