Textos y fotos Editorial Viajeros
Compartir

LA GOMERA. Cinco experiencias ineludibles

Si te apetece conocer un lugar auténtico, alejado de los circuitos del turismo de masas, te proponemos la isla canaria de La Gomera. La naturaleza es uno de sus puntos fuertes pero también podrás disfrutar de otros atractivos. A continuación te resumimos lo que, desde nuestro punto de vista, no debes perderte.

1. Tras los pasos de Colón

La Gomera sería la última tierra firme que Cristóbal Colón pisara antes de atravesar el Atlántico y descubrir América. La Villa, como llama la gente del lugar a San Sebastián de La Gomera, es la capital de la isla desde el siglo XV. Los navegantes siempre tuvieron aquí protección en la bahía. Además, los recursos hídricos permitían la posibilidad de aguada, por lo que fue también el lugar elegido por Colón como última escala en su ruta hacia el Nuevo Mundo. La iglesia de la Asunción, donde oró el almirante, y la Casa de Colón y la Casa de la Aguada, que aún guarda el pozo de donde sacaría agua la tripulación, son algunos de los lugares relacionados con esta figura histórica. Otros navegantes, piratas, corsarios y aventureros recalaron por La Gomera. Para protegerse de ellos y más tarde de los pueblos del interior, en plena conquista de la isla, Hernán Peraza  levantó la Torre del Conde, la más importante muestra de arquitectura militar de Canarias, que aún sigue en pie en la capital gomera (imagen bajo estas líneas).


2. Caminos entre montañas.

Para disfrutar de La Gomera hay que lanzarse a recorrer la red de senderos que se extiende por toda ella. Son los llamados caminos de herradura y caminos reales, creados y utilizados por los habitantes de la isla para poder desplazarse de un sitio a otro por un territorio abrupto, realmente difícil de transitar. Con buen calzado y algo de ropa de abrigo para las zonas más altas, podremos disfrutar de los paisajes de valles, terrazas y picos montañosos que ofrecen estos recorridos y los miradores que encontraremos en muchos de ellos.

Desde allí tendremos las mejores vistas de lugares como Hermigua, Arure, Vallerhermoso, Valle Gran Rey o el Roque de Agando, una gran mole de piedra solitaria, en los límites del Parque Nacional de Garajonay.


3. Demostración de silbo gomero.

Esos problemas de comunicación que ocasionó la particular geografía de la isla dieron origen al singular lenguaje silbado conocido como silbo gomero. Chipude es uno de los núcleos tradicionales donde se conserva, aunque lo que en tiempos fue algo que usaba casi todo el mundo hoy lo conoce y practican pocos. Para evitar perder esta curiosa manera de comunicarse, en los colegios de la isla se imparten cursos monográficos de silbo que cada vez tienen más y mejor acogida. En algunos lugares como el Parador de Turismo se puede asistir a demostraciones de silbo gomero.


4. Bosques prehistóricos.


La parte central de La Gomera es una altiplanicie que se encuentra gran parte del año cubierta de un manto de nieblas de aspecto mágico al amparo del que vive una tupida selva, siempre verde. Es la laurisilva, un tipo de bosque único, superviviente de aquellos que ocupaban los márgenes del mar Mediterráneo hace varios millones de años, durante la Era Terciaria y que desaparecieron durante los periodos glaciares. Desde 1981 este lugar es el Parque Nacional de Garajonay y ocupa más del 10 por ciento del territorio de la isla. En un ambiente de elevada humedad y temperatura con escasas oscilaciones, el Parque alberga decenas de especies (aceviños, viñátigos, laureles, fayas, helechos…) que forman, en realidad, varios tipos de bosques: desde la laurisilva de valle, auténtica selva subtropical en el Norte, a la laurisilva de ladera o el bosque fayal-brezal, con orientación sur, donde predominan el brezo y la faya. Además de recorrer los senderos del Parque merece una visita el Centro de Visitantes Juego de Bolas y su jardín botánico, donde podremos conocer la historia de este espacio y la gran cantidad de endemismos que alberga.
 


5. ¡Delfines a estribor!

La Gomera es una de las zonas del planeta con mayor diversidad de cetáceos del mundo. Los delfines que viven en la franja marina de Playa Santiago-Valle Gran Rey disponen de una constitución genérica única y residen de forma permanente en La Gomera desde hace muchos años. Por eso, una excursión para avistarlos siempre suele terminar con éxito. Es una forma más de disfrutar y apreciar el esplendor natural de La Gomera.
 



GUÍA PRÁCTICA

Cómo llegar

Air Europa ofrece vuelos a Tenerife. Desde allí, la compañía Fred Olsen dispone de numerosas frecuencias de ferries que unen las dos islas.

Dónde alojarse

Hotel Jardín Tecina. Situado sobre un acantilado con vistas a la vecina isla de Tenerife y rodeado de un  exuberante jardín de más de 70.000 m2. Arquitectura integrada en el entorno, con bungalows diseñados al estilo canario.

Parador de La Gomera. De arquitectura isleña, está decorado como si fuese una caja de recuerdos de la época colombina, cuando los navíos partían desde la isla hacia tierras americanas. Acogedoras habitaciones, piscina y un exuberante jardín con especies subtropicales.

 

Más experiencias seleccionadas para ti