Textos y fotosValentín Rodríguez
Categoría
Compartir

GASTRONOMÍA. Min Chih Tang: Un paseo por Asia en La Habana

El Barrio Chino, en el corazón de La Habana, constituye un portal a la civilización oriental, un rincón de Asia en Cuba, donde la cultura culinaria asiática no tardó en hallar consumidores apasionados. Y entre las tantas propuestas se distingue, por sus sabores, el Restaurante Min Chih Tang, un lugar en el que se mezcla la cocina típica de ese país con modos e ingredientes cubanos e internacionales

El Barrio Chino, en el corazón de La Habana, constituye un portal a la civilización oriental, un rincón de Asia en Cuba, donde la cultura culinaria asiática no tardó en hallar consumidores apasionados. Y entre las tantas propuestas se distingue, por sus sabores, el Restaurante Min Chih Tang, un lugar en el que se mezcla la cocina típica de ese país con modos e ingredientes cubanos e internacionales, además de propuestas innovadoras que lo convierten en el sitio preferido por los amantes de la buena comida.
 
Se ubica en la calle Manrique entre Zanja y Dragones y pertenece a la sociedad china Min Chih Tang o Logia Masónica China, fundada en 1887. Por eso propone un espacio con una decoración que sienta las pautas de sus características gastronómicas: la fusión, e invita a los clientes de la casa a visitar el salón de la sociedad, su biblioteca y muestras propias de museos.


Pero su principal atractivo son las ofertas de la carta, junto a un servicio de excelencia y un interiorismo que cuenta con símbolos de amistad, larga vida y felicidad, presentes en los faroles chinos, espejos, peceras, frases del Feng Shui, tapetes y cuadros de las más conocidas figuras de la plástica cubana como Flora Fong, Luis Chang y Lin Domínguez.

Así hallamos una carta que combina platillos tradicionales cubanos, tan conocidos como la rica ropa vieja, el arroz moro y los deliciosos tostones, hasta los tradicionales platos de la gastronomía china, como el shop suey especial, el pollo cantones (Kuantong Chi), o con maní (Hua Sanchi),  y un magnífico cerdo a la barbacoa (Char Siu).


Como especialidades de este emblemático restaurante chino resaltan la brocheta Min Chih Tang, la grillada de Mar y el filete mignon, no sin antes degustar una sopa china especial, rollitos, cócteles y maripositas, entre otras sugerencias de entrantes, siempre con los secretos de una salsa agridulce que los distingue.

Las propuestas del establecimiento no olvidan a los seguidores de la cocina italiana y ofrecen una amplia gama de pizzas y pastas, inigualables por el exquisito aderezo de la salsa napolitana, a las que también han incorporado elementos de la cocina oriental, creando algunas recetas que solo se encuentran allí, como la pizza Min Chih Tang.


Los precios que ofertan, aunados a la calidad que distingue a su cocina, constituyen uno de sus principales atractivos.  Un amplio y exquisito menú, concebido para satisfacer a los más exigentes y diversos gustos, un bar que deleita por sus variedades en la coctelería y un espacio acogedor, con capacidad para 80 comensales, hacen del Restaurante Min Chih Tang un sitio de visita obligada en La Habana, una de esas huellas de culturas y hábitos de vida foráneos tan arraigados en Cuba.

Sin duda, un lugar especial donde disfrutar de la fusión cultural de continentes que, aunque distantes geográficamente, encuentran un punto de diálogo e intercambio gastronómico en el Barrio Chino de La Habana.

Sociedad China Min Chih Tang
Calle Manrique, número 513, entre Zanja y Dragones, Centro Habana, La Habana, Cuba
Tel. 537 863-2966
E-mail:michihtangcuba@gmail.com


 

Texto y fotos: Editorial Viajeros

Take Eat Easy nos ofrece durante estos días festivos un viaje por los sabores de medio mundo. Desde los numerosos restaurantes con los que colaboran en Madrid y Barcelona recorrerán el planeta para satisfacer nuestros caprichos particulares.

Texto y fotos: Pepa García

Conil, Zahara de los Atunes, Barbate y Tarifa palpitan al unísono cada año cuando uno de los reyes del mar, el atún rojo, acude puntual a su cita. Seguiremos su rastro durante un fin de semana mientras disfrutamos de playas salvajes, espacios naturales, sitios arqueológicos, clima benigno y una mesa privilegiada.

Más experiencias seleccionadas para ti