Textos y fotos David Santiago
Compartir

¡De fiesta y con flash!

Es importante que veas previamente todas las imágenes que puedas del evento y que te documentes sobre la fiesta para saber de antemano lo que harán, posibles recorridos, particularidades y momentos más importantes. Con toda esa información planifica qué material vas a llevar y qué táctica vas a seguir.

En más de una ocasión habrás cogido el coche un fin de semana con la idea de tomar fotografías en alguna fiesta de interés turístico, unos eventos que pueden celebrarse por el día o durante la noche, en espacios de interior o en la calle, por lo que las condiciones que nos encontraremos a la hora de fotografiar serán muy variables. Te ofrecemos una serie de consejos para que tus fotos queden perfectas.

Así, lo primero que tenemos que tener en cuenta es que este tipo de fotografía requiere de un dominio pleno de la cámara y del uso del flash como fuente de iluminación complementaria. Al principio, con toda seguridad, los resultados no serán los esperados pero mi primer consejo es que no te desanimes. Es importante que veas previamente todas las imágenes que puedas del evento y que te documentes sobre la fiesta para saber de antemano lo que harán, posibles recorridos, particularidades y momentos más importantes. Con toda esa información planifica qué material vas a llevar y qué táctica vas a seguir.

En mi caso llevo un cuerpo de cámara, varios objetivos (70-200 mm, 16-35 mm y 24-70 mm) y un flash con varias pilas de recambio. La táctica que suelo seguir es la de disparar siempre con el flash puesto encima de la cámara en modo TTL y la cámara en manual. Esta forma de trabajo exige controlar muy bien el flash, principalmente cuando utilizamos la cortinilla trasera en momentos de poca luz.

Cómo usar el flash en una fiesta


Cuando es de día, utilizo el flash como relleno, es decir, para que produzca menos luz que la que hay en el ambiente. Para ello suelo disparar a contraluz exponiendo correctamente el fondo. Así, con el flash elimino las posibles sombras del sujeto que quiero fotografiar. Muchos de los flashes actuales ofrecen la posibilidad de añadir o quitar uno o más pasos de compensación de exposición, de manera que si vemos que la luz del flash predomina mucho en la escena, podemos restar 1 o 2 puntos de luz.

Pongamos un ejemplo práctico: supongamos que estamos en una fiesta que se celebra en la calle. Puesto que me gusta disparar a contraluz para darle mayor volumen a los objetos, lo primero que hago es configurar la cámara en modo manual, para que el fondo me quede bien expuesto.

• Un día de luz normal:  ISO 100, f. 8 y velocidad de 1/200.  Posteriormente, enciendo el flash y lo pongo en modo TTL. Hago unos disparos de prueba y con el botón de compensación de la exposición le resto uno o dos puntos, para que la luz del flash no predomine mucho en la escena (tiene que servir como relleno). Si me tengo que mover y el fondo cambia a más oscuro, por ejemplo, bajo el f a 5,6 o 4, incluso si fuera necesario reduzco la velocidad de obturación a 1/125 o 1/60. 

• Un día soleado a contraluz: Modo: Manual ISO 100 f: 8, v:1/200, flash: TTL. -1 o 2 pto. Temperatura de color: automático. Autofocus.

• Sincronizar el flash con la segunda cortina. Con esta técnica se crea la sensación de movimiento cuando se fotografían personas que se mueven. Para ello es necesario trabajar en condiciones de luz muy bajas. Técnicamente consiste en que:

- Se acciona el disparador. Deben ser velocidades lentas, incluso de más de un segundo.
- La primera cortina del flash se abre y comienza a capturar el movimiento de la persona (la estela que deja).
- Cuando va a terminar el tiempo, se dispara el flash congelando el movimiento y se cierra la segunda cortina. La fotografía está terminada.

El resultado será el de una estela y la persona perfectamente congelada. A esta técnica se le pueden añadir barridos de zoom, ya que aumenta aún más la espectacularidad de la toma.

 

Texto y fotos: David Santiago

Seguramente, el retrato es la modalidad fotográfica más extendida, tanto a nivel aficionado como profesional. Con el tiempo nos vamos decantando por la modalidad que más nos gusta e incluso desarrollamos un estilo personal, aunque los retratos son una constante. Os ofrecemos los mejores consejos para triunfar como 'retratistas'.

Texto y fotos: David Santiago

El agua, uno de los elementos de la Naturaleza, es fuente constante de inspiración en todas las ramas del arte. En la Fotografía no podría ser menos, e incluirla en cualquier tipo de composición es muy habitual. En el caso que nos ocupa es un tema recurrente y que se repite en todas sus variantes, no por ello mermando el interés cuando interviene.

Más experiencias seleccionadas para ti