Viajes

Estonia es, a la vez, el escenario ideal para un cuento infantil y un país moderno que usa las más recientes vanguardias tecnológicas. Aquí las historias de hadas se mezclan con los smartphones. En cualquiera de sus bosques, el lobo de Caperucita podría estar llamando por el móvil a la abuelita o votando por Internet en las elecciones presidenciales.

Verona es una ciudad elegante y señorial, pero también con una vida comercial muy animada, numerosos restaurantes y lugares de ocio. Ya en el artículo de la edición impresa publicado en el número 168 os hemos contado las visitas imprescindibles a nivel histórico y cultural, de forma que en esta edición digital nos centraremos en otro apartado que podría parecer más superficial pero cuenta, también, con un amplio número de viajeros

Cerdeña02_Rev.Viajeros

Desde su nacimiento Cerdeña ha sido una de las islas más invadidas y codiciadas: fenicios, cartagineses, vándalos, bizantinos, genoveses... hasta Jaime de Aragón fue el rey de la isla ¡allá por el siglo XIII! Sin embargo, la ínsula sigue siendo un secreto en medio del Mediterráneo.

El Shopping puede entenderse también como un paseo, se puede disfrutar con las curiosidades y con la decoración de las tiendas, algunas con una disposición espectacular. A los Juegos Olímpicos les pasa algo parecido, nos convertimos también en espectadores ansiosos ante la participación de su país.

Londres ahora y siempre. Ahora, porque no van a parar de sucederse acontecimientos de gran relevancia, tanto que algunos de ellos pasarán a formar parte de la historia de Inglaterra e, incluso, de la mundial. Y siempre, porque sus virtudes tradicionales siguen vigentes pero con una cara renovada. Londres está de moda y no nos resistirnos a sus encantos.

Esta es la guía práctica del reportaje: Madrid, claves para una escapada corta. En ella os aconsejamos cómo llegar, cómo moverse, dónde dormir y comer y la agenda cultural de la capital madrileña.

Patagonia_05_Rev.Viajeros

Uno siempre piensa que las carreras extremas es cosa de superhombres; pero cuando convives con estos atletas durante sus proezas te das cuentas de que son muy humanos. Sí, sufren, padecen, jadean, sudan e incluso aprietan los dientes ante una cuesta pronunciada

Páginas