Guanajuato_Vive_Grandes_Historias

Categoría
Compartir

FRANCIA. Bretaña, tierra de leyendas

No es de extrañar que Bretaña sea conocida como tierra de leyendas ya que sus paisajes invitan a la ensoñación. Sirenas, hadas, gigantes, druidas y Korrigans forman parte de la cultura popular y seducen a pequeños y mayores. Entre seres de otros mundos y realidades palpables transcurren singulares rutas turísticas que descubren la belleza de esta región.


No es de extrañar que Bretaña sea conocida como tierra de leyendas ya que sus paisajes invitan a la ensoñación. Sirenas, hadas, gigantes, druidas y Korrigans forman parte de la cultura popular y seducen a pequeños y mayores. Entre seres de otros mundos y realidades palpables transcurren singulares rutas turísticas que descubren la belleza de esta región francesa. El Bosque de Brocéliande, la ciudad de Quimper, el Golfo de Morbihan y el Bosque de Huelgoat nos esperan.

Revista ViajeroS (edición digital abril 2013) Fuente: OT Bretaña Fotografías (por orden): © J. Gianiovecchiolino, Emmanuel Berthier, Yannick Le Gal, Michel Renac, Ronan Gladu

Merlín y el Bosque de Brocéliande

El bosque milenario de Brocéliande es un enclave mágico idóneo para realizar excursiones con las que disfrutar de la landa florida, los megalitos, el eco de sonidos misteriosos y el hábitat del hada Viviana, la cual liberó al mago Merlín. Nacida en el Gran Estanque cerca del Castillo de Comper, Viviana se convirtió en su discípula más sabia, la más entusiasta pero también la más enamorada –tanto que lo mantuvo en el palacio de cristal que le había construido bajo las aguas–. La fortaleza de Comper, que según la leyenda fue la residencia Viviana, alberga actualmente el Centro de Interpretación Artúrico donde se organizan exposiciones, espectáculos y salidas temáticas.



Quimper y la leyenda de Ys

Érase una vez Gradlon, el rey de Cornualles
, que reinaba desde la ciudad de Ys. Así podría comenzar la narración de esta historia que se desarrolla en Ys, una urbe situada en el fondo de una bahía y protegida del océano por un dique, cuyo único acceso era a través de una esclusa cuya llave guardaba el rey. Su hija Dahut, como una amantis religiosa, mataba a todos sus amantes. Un día, un hermoso príncipe extranjero llegó a la ciudad y convenció a la princesa enamorada de robarle la llave a su padre mientras dormía. Inocente no se dio cuenta que en realidad se trataba del diablo. Al poco, la esclusa se abrió y el mar sumergió la ciudad. El mar engulló a la muchacha convirtiéndola en sirena. Gradlon se salvó y estableció una nueva capital para su reino en la localidad de Quimper. Hoy en día se puede ver en lo alto de la catedral, entre las torres, una estatua del rey Gradlon que sigue vigilando su reino con la mirada dirigida hacia la antigua Ys.

Gargantúa y el bosque de Huelgoat

El bosque de Huelgoat en el norte de la provincia de Finistère, conocido sobre todo por la belleza de sus peñascos, es la cuna de numerosas leyendas celtas. Este cúmulo de rocas redondeadas y dispuestas de forma caótica ha inspirado numerosos relatos. Cuenta la leyenda que el gigante Gargantúa, al pasar por la región con un hambre enorme, pidió comida a los habitantes del bosque. Éstos solo le sirvieron un bol de trigo sarraceno y como venganza lanzó hacia este lugar todas las rocas que encontró por el camino. Durante el paseo el visitante suele divertirse identificando las formas originales de estas moles. Especialmente interesante es La Roca Temblorosa, una piedra gigante de más de 100 toneladas que oscila ligeramente con una sencilla presión en un lugar preciso que hay que encontrar.



La leyenda de hadas del Golfo del Morbihan

El Golfo del Morbihan y sus islas cautivan al visitante con sus paisajes de postal y la suavidad de su clima. Es un lugar único donde el mar, el cielo y la tierra se mezclan en paisajes cambiantes e insólitos. Cuenta la leyenda que algunas hadas expulsadas del bosque de Brocéliande lloraron tanto que crearon con sus lágrimas el Golfo del Morbihan. Su desesperación era tan grande que tiraron sus coronas de flores al agua y así nacieron las 42 islas del Golfo del Morbihan. Tres coronas se aventuraron hasta el océano y formaron las islas de Hoëdic, Houat y Belle Île, la más grande fue creada con la corona de la reina de las hadas.

Escribiendo nuestra propia historia en la isla de Houat

Durante el verano, los visitantes pueden embarcar en un velero tradicional hasta la isla de Houat. Acompañados por dos apasionados, el capitán Olivier y su armador Jérôme, los pasajeros participan en las maniobras. Una vez en el destino los grumetes tienen cuatro horas para descubrir la isla y sus playas antes de desplegar otra vez las velas en dirección al continente.



 

Más experiencias seleccionadas para ti