Inspiración

Caminar, correr empujado por el viento, deslizarse con una tabla sobre las olas del mar, montar a caballo, sentir el sol, charlar... los rincones de la parte más occidental del Algarve parecen ideados para disfrutar de las cosas más sencillas. Y nos encanta porque esas son las más placenteras.

Para quienes visitan Formentera desembarcar aquí es sinómimo de calma. Formentera significa cambiar de ritmo, dejar atrás el ajetreo de las ciudades, la velocidad del día a día y aceptar un estilo de vida diferente. Su ritmo pausado y unas increíbles playas vírgenes la han convertido en una isla de cine y en un destino cada año más demandado por los viajeros. Ha llegado el momento de dejarse conquistar por la pequeña de las Baleares; La isla detenida

Tras haber pasado tanto tiempo encerrados en casa sin disfrutar del sol o el aire libre, lo que pide el cuerpo es rodearse de naturaleza y desconectar. Además, todos estos días sin poder hacer actividades en las calles, han hecho que apreciemos mucho más el increíble entorno natural que tenemos en el país. Desde que se inició la desescalada, no hacemos más que planear los futuros viajes que haremos este verano.

Los amantes del cicloturismo ya no tienen excusa para no decidirse a recorrer este atractivo e histórico itinerario sobre las dos ruedas a través de la Ruta Via de la Plata. Esta aplicación móvil es gratuita y ya está disponible para su descarga en Google Play y en Apple Store

Formentera invita a parar el tiempo. Desde el mismo instante que el visitante sube al ferry para acceder a ella. Con más bicicletas que coches y más kilómetros de Rutas Verdes que de carretera, la menor de las Pitiusas ha hallado el antídoto perfecto a las prisas y al estrés. Bienestar en estado puro donde reencontrarse con uno mismo envuelto en una naturaleza arrebatadamente salvaje que atrapa, seduce… ¡y enamora!

En esta comarca hay un río que podría esta en Marte, una enorme marisma en la que pastan caballos salvajes sobrevolados por flamencos rosas, viñedos y antiguos monasterios convertidos en bodegas, pueblos relucientes pintados de blanco y playas casi vírgenes que se extienden kilómetros y kilómetros.

¿Has regalado alguna vez flores encima de una casa flotante? ¿O declarado tu amor en un molino de viento? ¿O amanecido con tu pareja en una panadería francesa? 

Visitar Japón durante la primavera, la temporada de los cerezos en flor, es siempre una experiencia increíble. Árboles con forma de nube resplandecen con una miríada de flores que adornan las calles, parques, riberas y montañas de todo Japón. Debido al predominio del color rosa pastel de las flores, la nación japonesa adopta un ambiente festivo para celebrar el comienzo del nuevo curso escolar y del nuevo año comercial en abril.

En familia y buscando propuestas divertidas. Con ese objetivo hemos viajado hasta Costa Daurada y, la verdad, hemos vuelto con una sonrisa. Abrid bien los ojos porque tenemos opciones para aventureros, glotones, arqueólogos e, incluso, para aprendices de pescadores y pastores. ¡Disfrutadlo en buena compañía!

Al Duero no le parecía suficiente con hacer de frontera entre dos países, sino que, además, se propuso dibujar en sus orillas –o arribes- un singular paraje natural en forma de cañones; quizás, los más espectaculares de Europa. El paraje de Arribes del Duero, tanto en la vertiente española como en la portuguesa, deja sin palabras

Páginas