Textos y fotos Lydia Rodríguez
Categoría
Compartir

FORMENTERA, por tierra, mar y sal

Para quienes visitan Formentera desembarcar aquí es sinómimo de calma. Formentera significa cambiar de ritmo, dejar atrás el ajetreo de las ciudades, la velocidad del día a día y aceptar un estilo de vida diferente. Su ritmo pausado y unas increíbles playas vírgenes la han convertido en una isla de cine y en un destino cada año más demandado por los viajeros. Ha llegado el momento de dejarse conquistar por la pequeña de las Baleares; La isla detenida

La isla más meridional de las Baleares, con mayor superficie de costa en proporción a su territorio, tiene unas playas que emocionan y deliciosos rincones donde olvidarse de todo menos del mar, la luz y la sal. 

Por tierra...

Esta vez llegaremos a nuestro destino sin levantar el vuelo, pues este viaje ofrece una opción muy atractiva que nos evita largas colas y tiempo de espera en aeropuertos, además de una experiencia viajera mucho más amena para realizar en familia o en grupo. En esta ocasión, la primera etapa del viaje es por carretera, se inicia en la capital y hace noche en Denia, pero tambien se puede salir hacia la isla desde otros puntos costeros, es cuestión de incorporar a nuestra ruta en coche el puerto que más nos apetezca o que mejor nos cuadre en distancia y elegir un alojamiento, pues la salida hacia Formentera es a primera hora de la mañana y queremos estar despiertos para no perdernos ni un detalle. 

Por mar...

¡Balearia suelta amarras! Y lo hace con todas las medidas de seguridad frente a esta situación que nos ha tocado vivir, lo demuestra siendo la primera naviera del mundo que ha logrado la etiqueta Global Safe Site Covid-19 con la máxima nota, pero también comienza a navegar con toda la ilusión que proporciona el volver a ver la cubierta llena de vida, y que puede respirarse nada más llegar al puerto y estacionar nuestro vehículo en la bodega del buque. ¡Efectivamente, nuestro coche viaja con nosotros! Buena idea, ¿verdad?, pero también puedes llevar tu bici o tu patín eléctrico, tu motocicleta o ciclomotor. Como dato interesante, os contamos que, los vehículos eléctricos tendrán repostaje gratuíto en toda la isla, ¿algo más que pedir?. 

Viajamos a bordo de Ramón Llull, el último de su especie, uno de los pocos barcos de alta velocidad monocasco que aún operan, 84 metros de eslora y casi 14 demanga, construído en aluminio en el año 2003 y que recibió recientemente remodelaciones interiores y una nueva motorización más eficiente de 20.000 cv. Con una capacidad de 90 vehículos y casi 500 personas, a pesar de sus 17 años surcando el mediterraneo, Ramón Llull continúa siendo una embarcación plenamente operativa.

Si no quieres hacer noche en la isla, la opción que ofrce Balearia de salir a las ocho y media de la mañana y regresar a las nueve de la noche, lo convierte en un plan de día perfecto.

Y lo mejor de todo.... Entre los paseos a cubierta y dejarse mecer por la calma del mediterraneo, será la bocina del barco la que te haga caer en la cuenta de lo rápido que pasan dos horas de navegación.

 

y con toda su sal...

Las salinas han formado parte de la isla por lo menos desde el siglo XIII, fecha en la que aparecen documentadas por primera vez. La sal, valiosa moneda de  cambio en su día, cuando era imprescindible para la conservación de los alimentos, se convirtió en el principal motor económico de Formentera. Desde el punto de vista ecológico, las Salinas proporcionan parada idónea a más de 120 aves migratorias en sus viajes entre África y el norte de Europa, incluyendo los flamencos. Una manera de descubrir su paisaje de estanques, canales, casas salineras y molinos es recorrer la ruta verde número 19, cuyo trazado de 4.600 metros une el núcleo turístico de Es Pujols con la playa de Ses Illetes.

 

Esta sensación privilegiada de vivir sin prisas se multiplica si apostamos por conocer la isla a pie o en bicicleta. Hacerlo nos permite acceder a lugares imperceptibles desde la carretera, apreciar la isla desde otro ángulo y conocer la Formentera más natural y genuina de la manera más respetuosa.

fijada en el tiempo

Hubo un largo período durante el cual nadie quería vivir en Formentera. Lo que para nuestros ojos ahora se revela como un paraíso era entonces una isla mísera sin agua dulce, golpeada por la peste negra y asolada de cuando en cuando por los corsarios musulmanes y todos aquellos enemigos que atracaban en ella para aprovisionarse de camino a otros puertos más codiciados. Aquella Frumentaria, como la bautizaron los romanos, la “isla del trigo”, quedó detenida más de 300 años, al igual que las norias, los aljibes y los molinos levantados durante la ocupación árabe. No fue hasta el siglo XVIII cuando la Formentera que hoy atrae el deseo de tantos comenzó a dibujarse, parcela a parcela, casa a casa, con paciencia y mucha modestia. Precisamente, fue su sencillez e inocencia lo que atrajo hasta aquí a los hippies, que ya habían convertido a Ibiza en una de sus paradas obligadas. Los años 60 supusieron el despertar de Formentera al siglo XX pero, por suerte, fue un abrir de ojos lento, sin avaricias y a la sombra de Ibiza, que se llevó entonces gran parte del protagonismo, pero también la mayoría de los errores del principiante. Hoy, Formentera presume con orgullo de su espectacular costa virgen, su paisaje apenas alterado y de aquella modestia que la ha convertido en uno de los destinos mediterráneos más atractivos.

Formentera no se captura en una breve visita: hay que descubrirla a su ritmo, con pausa

En Formentera podemos encontrar playas en cualquiera de sus punto cardinales, de modo que si una mañana nos levantamos y sopla viento de norte, podemos irnos hacia el sur para estar más a resguardo y viceversa. En el norte, en la zona de Tramuntana, se  alternan espectaculares enclaves de roca, como Cala Embaster, con extensiones de arena que nos dejan estampas como la de Ses Platgetes, un grupo de pequeñas calas de arena a tan sólo dos minutos a pie del pueblecito de pescadores de Es Caló. En el lado opuesto, y a unos dos kilómetros, nos encontraremos con la playa de Migjorn, un arenal de unos ocho kilómetros de largo que hace las delicias tanto de los amantes de la playa como de los apasionados de los deportes náuticos.

Si lo que buscamos es espectacularidad y una imagen que no se nos olvide en la vida, tendremos que visitar el Parque Natural de Ses Salines, donde están las playas de Illetes y Levante. Illetes es, con mucho, la más conocida de Formentera. Se trata de un cayo de arena bañado a ambos lados, poniente y levante, por unas aguas de película. Quienes la visitan acostumbran a decir que parece una piscina porque no suele haber apenas oleaje en verano y porque tiene poca profundidad, lo que hace que la temperatura de sus aguas sea especialmente cálida. Illetes es también el lugar favorito de quienes llegan en yate a la isla: es aquí donde suelen fondear para pasar el día

La mayoría de los visitantes que llegan al puerto de La Savina lo hacen para visitar en tan solo unas horas los rincones emblemáticos de la isla y, sobre todo, la larga playa de Ses Illetes, catalogada como una de las más hermosas del mundo.

turismo activo

Los amantes del deporte están de suerte: hípica, windsurf, catamarán, buceo, paddle surf, nordic walking, bicicleta... En Formentera se permite y se incentiva la práctica de todas estas actividades como en ninguna otra parte. En tierra, os recomendamos la bici. El punto más alto de la isla está en La Mola, a 192 metros de altura, por lo que no hay grandes desniveles y el terreno es perfecto para hacer largos paseos.

Además de sus doce rutas cicloturísticas señalizadas, también podemos disfrutar de caminatas por el litoral, que nos irán descubriendo nuevos y espectaculares rincones moldeados por el viento. Pero es en los deportes relacionados con el agua donde Formentera es verdaderamente atractiva. Los practicantes de más nivel encontrarán en los días de viento fuerte una excusa perfecta para activarse, mientras que los que estén aprendiendo podrán siempre optar por zonas más resguardadas. La claridad de las aguas es espectacular, incluso a grandes profundidades, motivo por el que la isla ha sido premiada en varias ocasiones por el sector del buceo. Pero en la pequeña de las Pitiusas, el espectáculo va desde el fondo del mar hasta lo más alto del  firmamento: como la contaminación lumínica es prácticamente inexistente, observar el cielo estrellado se convierte en una experiencia inolvidable. Los días de luna llena son especiales, y las excursiones nocturnas en kayak ya se han convertido casi en un ritual. En algunas zonas podremos observar el plancton brillando en el fondo o, simplemente, quedarnos boquiabiertos mirando nuestros propios pies o nuestra sombra en el mar.
 

sabores de formentera

Para completar la visita a Formentera tenemos que acercarnos a su gastronomía, basada en los productos mediterráneos y en el pescado. Hay que probar platos como los calamars a la bruta, la ensalada payesa, el frit de bestiar y una larga lista de especialidades locales. Como ingrediente diferencial encontramos el peix sec, un pescado que se seca al sol siguiendo una técnica tradicional para poder conservarlo y consumirlo todo el año. Los dulces también se manifiestan en Formentera, los más representativos son los buñuelos, el flaó, las orelletes, los macarrones de San Juan y la Greixonera.

¡Si!, también podremos regar todas estas delicias gastronómicas con vino formentense. Pero esto no es una novedad. De hecho, el cultivo de viñedos regresó en el siglo XVIII tras la desploblación de la isla por la peste, pero ya los monjes ermitaños de La Mola cultivaban vides mucho antes. El clima de la isla favorece la calidad de estos caldos y se producen vinos blancos, tintos y rosados de variedades mediterráneas, especialmente monastrell, pero también encontramos merlot, Cabernet Sauvignon, Syrah, Viognier, Malvasía, Garnacha y Moscatel de grano menudo.

En Formentera existen dos bodegas: Terramoll y Cap de Barbaria. Ambas organizan visitas guiadas y catas. Nosotros, en esta ocasión visitamos Terramol y tuvimos la oportunidad de degustar alguno de sus caldos. 

Formentera pide paseos y se deja descubrir, pide sentarse sin prisas para disfrutar del sencillo placer de ver pasar gente y tiempo por igual... Tal y como hace ella desde siempre.

Guia práctica

Cómo llegar

La compañía naviera Balearia ofrece un servicio regular de ferry entre las islas de Ibiza y Formentera desde las 7 de la mañana (Ibiza) hasta las 23h15. (Formentera) La misma compañía comunica el puerto de La Savina con el de Denia, Barcelona y Valencia en los meses de verano, ofreciendo varias frecuencias semanales. Otras navieras que parten desde Ibiza son Mediterránea Pitiusa y Trasmapi. Si solo disponemos de un día de excursión, podemos optar por las rutas ofrecidas por empresas turísticas como Ulises Catcon salidas desde playa d’En Bossa y Figueretes, o Santa Eulalia Ferry, con salida desde Santa Eulària des Riu, aunque Balearia también dispone de ida y vuelta en el mismo día.

Dónde alojarse

Hotel Costa Blanca Denia

Calle Pintor Llorens, 3
03700 . Denia (Alicante)
Tel: 965 780 336 – 965 783 027
reservas@hotelcostablancadenia.com

Si vas a seguir nuestra ruta, haciendo noche en Denia antes de navegar a Formentera, este alojamiento tiene la ubicación perfecta a un precio razonable.

Blanco Hotel Formentera

Calle Fonoll Marí, 50 Es Pujols
07871 . Formentera ( Baleares )
Tel: 971 328 451 – 971 328 447
info@blancohotelformentera.com

Sin duda uno de los mejores hoteles de Formentera.Te sorprenderá su diseño en sintonía con la isla. A muy pocos metros del centro de Es Pujols y de la playa.

Hotel & Spa Entre Pinos

Es Caló, Ctra. La Mola, Km 12,3
07872 . Formentera ( Baleares )
Tel: 971 32 70 19
info@hotelentrepinos.es

Este alojamiento only adults se encuentra junto a Es Caló de Sant Agustí, en una zona protegida cubierta de pinos y a poca distancia de las calas de Es Caló y la playa de Es Arenals

Dónde comer

Restaurante Can Rafalet

Es Caló de Sant Agustí
07872 . Formentera ( Baleares )
Tel: 971 327 077

Situado en Es Caló de Sant Agustí, este restaurante es muy conocido por sus arroces y paellas y su pescado fresco. Con una expléndida terraza con vistas al mar. Imprescindible reservar.

Sol y Luna

Camino viejo de la Mola (Cerca de Ca Marí)
Formentera ( Baleares )
Tel: 629 040 0265

Restaurante frecuentado por los habitantes permanentes de la isla. Regentado por una familia que no es oriunda de la isla pero que, sin duda, ha sabido adaptarse y arraigarse. Mejor ir sin prisa, es posible que esperes, pero merece la pena.

Casanita

Calle de Fonoll Marí
Es Pujols. Formentera ( Baleares )
Tel. 971 321 968
info@casanita.net

La calidad de sus productos han convertido a este local de cocina marinera de Es Pujols en uno de los esenciales entre los habituales de la isla. No debes irte de aquí sin probar alguna de sus deliciosas especialidades, como su exitoso baccalà mantecado, una especie de brandada de bacalao típica de Venecia

No te pierdas

El Chiringuito de Bartolo

Beso Beach, Blue Bar, 10.7 o El Pirata Bus

Son algunos de los chiringuitos más populares para disfrutar del atardecer. También El Mirador, en la subida hacia El Pilar de La Mola, y el faro del Cap de Barbaria.

Música en la plaza

De julio a septiembre, Formentera convierte sus plazas de cuatro de sus principales pueblos en escenarios musicales al aire libre cuatro días a la semana

Jazz, soul, blues, rock, heavy, latina, world music… Todos los géneros musicales se citan en Formentera para despedir las veladas veraniegas de la mejor manera y al aire libre, en el mágico entorno de sus plazas, sentados y con aforos limitados, respetando el obligado distanciamiento social. La Savina, los lunes; Es Pujols, los jueves; Sant Ferran, los viernes; y Sant Francesc, los sábados ofrecen conciertos gratuitos en pequeño formato bajo las estrellas.

Direcciones de interés

Formentera invita a parar el tiempo. Desde el mismo instante que el visitante sube al ferry para acceder a ella. Con más bicicletas que coches y más kilómetros de Rutas Verdes que de carretera, la menor de las Pitiusas ha hallado el antídoto perfecto a las prisas y al estrés. Bienestar en estado puro donde reencontrarse con uno mismo envuelto en una naturaleza arrebatadamente salvaje que atrapa, seduce… ¡y enamora!

Texto y fotos: Turismo de Formentera

Save Posidonia Project es un proyecto pionero en el mar Mediterráneo occidental que ha surgido del del Consell Insular de Formentera para impulsar el turismo sostenible y lanzar un plan de acción para recaudar fondos que vayan destinados a la conservación de la planta marina Posidonia oceánica. El objeto del mismo es concienciar sobre su importancia en esta isla en el presente y, sobre todo, en el futuro.

Más experiencias seleccionadas para ti