Cádiz. Sanlúcar de Barrameda. Bodega La Gitana. Revista Viajeros
Textos y fotos Eva Frutos
Compartir

Cádiz. Sanlúcar de Barrameda: langostino y manzanilla 5G

Tras un 2022 glorioso como Capital Española de la Gastronomía (CEG), la gaditana localidad de Sanlúcar de Barrameda ha sido la pionera en lograr este reconocimiento sin ser una capital de provincia. Respetando su rica tradición, popular y aristocrática, deslumbra con sus genuinos productos y arriesgadas propuestas para el paladar.

La manzanilla-Sanlúcar de Barrameda

A diferencia de otros de los vinos generosos andaluces, como el fino, el oloroso, el amontillado y el palo cortado, esta manzanilla es un vino blanco de uva palomino que solo puede elaborarse en algunas bodegas de Sanlúcar de Barrameda. Esto se debe a las condiciones climáticas especiales de la ciudad por estar situada en la desembocadura del río Guadalquivir, lo que propicia el desarrollo de un velo de flor muy peculiar con familias de levaduras totalmente autóctonas, que preserva el vino del contacto con el oxígeno durante su envejecimiento. El resultado es un vino de color claro y seco, sin rastro de crianza oxidativa que ampara su D. O.

Cádiz. Sanlúcar de Barrameda. Manzanilla. Revista Viajeros
El langostino de Sanlúcar

La marca colectiva de este marisco goza de gran fama dado su intenso sabor, la entereza de su carne y el rayado que ofrece una vez cocido o a la plancha, dependiendo de su menor o mayor tamaño. Distinguibles por el color azul intenso en la cola, estos langostinos son capturados artesanalmente por la flota de la Cofradía de pescadores de Sanlúcar en el caladero del Golfo de Cádiz y subastados en la Lonja. Al día siguiente, son expuestos en el Mercado de abastos, junto a pescados muy típicos de esta localidad, como las acedías, las almendritas o castañitas (una especie de chocos), así como las puntillitas (anémonas), que se consumen generalmente fritos. El “chiguato” de Sanlúcar, un langostino defectuoso de piel blanda también es excelente para arroces, guisos marineros, sopas de marisco e incluso frito. Llama la atención la innovadora promoción llevada a cabo por esta cofradía local con la celebración en 2022 del I Festival del Pescado de Sanlúcar.

De paseo gastronómico

Junto a la orilla del Guadalquivir, frente al Parque Nacional Coto de Doñana, se extiende el paseo Bajo de Guía, escaparate de la mejor gastronomía marinera y lugar privilegiado para contemplar el atardecer. Entre los restaurantes sobresalen: Bigote, con César y Fernando Hermoso al frente, como tercera generación, siguiendo la tradición de sus excelentes materias primas y combinando el langostino con otros platos más audaces. Mirador de Doñana, con clásicos sanluqueños, como los langostinos cocidos, las coquinas al ajillo, los arroces marineros, la sopa de galeras, las acedías o las pijotas fritas y otras fórmulas más creativas con pescados. Y, además: Poma, La lonja, Avante claro y, en “segunda línea” de playa, Veranillo de Santa Ana.

En la Plaza del Cabildo se concentran Casa Balbino, "el templo de las tortillas de camarones" y muchas otras tentaciones. En el barrio alto, situado dentro del hotel Posada de Palacio, un antiguo palacio andaluz con patios ajardinados, está el restaurante El Espejo, cuyo dueño es el chef José Luis Tallafigo, quien propone una cocina de vanguardia ligada al territorio con pescados y mariscos, carne de cerdo ibérico, quesos de la sierra de Cádiz y fruta y verdura ecológicas. Y muy cerca del Palacio de los duques de Medina Sidonia, curiosamente, está El bar del partido comunista, con frituras de calidad, estupendos tomates y pimientos asados, todo a precio ajustado.

Cádiz. Sanlúcar de Barrameda. Mirador de Doñana. Revista Viajeros
Bodegas manzanilleras

En Sanlúcar hay una veintena de bodegas, algunas en la parte histórica, que ofrecen visitas guiadas y experiencias enoturísticas. Barbadillo (1821), la más conocida, destaca por su reciente campaña de promoción durante diez fines de semana en Sanlúcar. Hidalgo “La gitana” (1792), en honor a su producto estrella, la “Manzanilla La gitana” que, avalada por premios relevantes, es la manzanilla más popular tanto en el mercado nacional como internacional. Su logo reproduce el retrato pintado sobre una pandereta por el padre, pintor, del compositor Joaquín Turina, ambos muy ligados a Sanlúcar. El restaurante Entrebotas, ubicado en uno de los patios de la bodega, está también regido por José Luis Tallafigo y ofrece una cocina de raíces de alta calidad. Argüeso (1822), ubicada en parte en el antiguo claustro del convento de Santo Domingo, invita a su cata de 5 vinos y explicación de la crianza biológica y oxidativa. Están también Elías González, Delgado Zuleta, Yuste, Los Infantes Orleans-Borbón y Del Río. Así que no es de extrañar que, junto al Mercado de abastos, exista en Sanlúcar el Centro de interpretación de la manzanilla (CIMA).

para los golosos

Desayuno y merienda en cafetería, chocolatería y churrería El campana. Especialidades de repostería tradicional, basada en el aceite, en la dulcería La Rondeña y bollería La Merced-Casa Guerrero. Sin olvidarnos de heladería Toni y Lulú Repostería Casera.

Tras probar los deliciosos cócteles con manzanilla, que no se suben a la cabeza, de El botero Bajo de Guía, y reconocer la labor de la Asociación de Mujeres de Bonanza “Ager”, con más de una decena de libros de recetas y cocina tradicional publicados, solo nos resta afirmar:

¡Qué bien sabe Sanlúcar!  

Texto y fotos: Pepa García

Conil, Zahara de los Atunes, Barbate y Tarifa palpitan al unísono cada año cuando uno de los reyes del mar, el atún rojo, acude puntual a su cita. Seguiremos su rastro durante un fin de semana mientras disfrutamos de playas salvajes, espacios naturales, sitios arqueológicos, clima benigno y una mesa privilegiada.

Texto y fotos: Elvireta Galindo

Riscos salvajes, bosques de encina, calles muy empinadas, casas blancas, tejados morunos… En la Sierra de Cádiz, los olivos, las torres de las iglesias y los pueblos se dibujan en líneas perfectas con un embrujo especial.

Más experiencias seleccionadas para ti