Guanajuato_Vive_Grandes_Historias

Textos y fotos Editorial Viajeros
Categoría
Compartir

ETIOPÍA. El antiguo reino de Abisinia

Cuna de la humanidad y segundo país en abrazar el cristianismo; Etiopía es un país africano que nunca fue colonizado. Descubre la vida tradicional de las tribus del sur y su evolución. Sin duda un país variopinto y diverso que no te dejará indiferente. Ya sea por su amplia historia, su religiosidad, sus más de 112 millones de habitantes, su incesante actividad o por su diversidad, el caso es que, Etiopía está de moda. ¿No sientes curiosidad por descubrirlo?. 

Cuando uno aterriza en la capital ADDIS ABEBA, o Addis Ababa, se encuentra con una gran metrópolis de 4 millones de habitantes, una ciudad llena de vida. Una de las cosas que le llaman la atención es el aeropuerto, muy grande y moderno y con una gran flota de aviones de Ethíopian Airlines. Estamos ante el mayor Hub del continente africano con una gran línea aérea moderna que vuela a multitud de destinos nacionales e internacionales, algo que luego agradeces.

El MUSEO NACIONAL

Lugar de visita obligada. Puedes descubrir en el sótano la historia de la Paleontología con "LUCY" como estrella invitada y Etiopia como cuna de la Humanidad. En la planta primera se ve una pintura que hace referencia a la leyenda del Rey Salomón y la Reina de Saba que en Etiopia se conoce como Makeda.

Un comerciante etíope de nombre Tamrin informó a la Reina de Saba  de la existencia del Rey de Israel, el Rey Salomón, que  era   excepcional y muy reconocido. Había construido un templo donde guardaba el Arca de la Alianza con las Tablas de la Ley. La Reina decidió visitarlo, permaneciendo siete meses allí y adoptando la religión judía como religión suya y de su pueblo.

La Reina de Saba era muy guapa y Salomón quería tener descendencia con ella pero ella no estaba interesada en el asunto. El Rey como despedida organizó una gran fiesta, cuyo menú tuviese una gran cantidad de sal. El Rey invito a la Reina a dormir en su casa en camas separadas con una condición, que no tomase ninguna cosa de la casa real. Makeda aceptó, pero al rato sintió una gran sed, tomando agua de una jarra que tenía cerca. El rey le recordó la  promesa que había quebrantado y entonces yacieron juntos, de ese encuentro nació su hijo; Menelik, con un parecido asombroso a su padre.

Con el tiempo Makeda informó a su hijo Menelik quien era su padre, y él manifestó su deseo de visitarlo en Israel. Salomón quiso hacerle Rey de Israel, pero Menelik no accedió. De regreso, un hijo de un sacerdote, de nombre Azarías, robó El Arca de la Alianza que contenía Las Tablas de la Ley de Jerusalén, llevándolos a Etiopia, donde terminaron en Akxum.

En Addis Abeba, se puede visitar la Catedral de San Jorge, de planta octogonal y decorado con pinturas que bien merecen el paseo.  La Catedral de la Santísima Trinidad contiene el Mausoleo de Halie Selassie.

El Mercato, es el mercado más grande de África, ocupa una gran cantidad de calles donde puedes encontrar de todo, bidones para llevar agua, ropas o recuerdos. Hay que estar muy pendiente de los "ladronzuelos" más avispados, por lo que es mejor ir en compañía.

BAHIR DAR

Tomamos el avión y nos vamos a Bahir Dar, cuyo Lago Tana, el mayor de Etiopía, le confiere un encanto especial a la ciudad. Visitando el lago en barca, encontramos en la esquina norte, el nacimiento del Nilo Azul donde se ven algunos hipopótamos y también pelícanos. En el lago hay numerosas islas con monasterios. Visitamos el de Urakidane Meheret y el Monasterio de Azua Marian, de planta circular y completamente en madera de enebro, en cuyo interior se ven  frescos y murales del siglo XIV, verdaderamente espectaculares y con referencia a santos. Los monjes estaban atentos a hacerse alguna fotografía y conseguir algún "donativo". 

 A 20 minutos de excursión de la ciudad nos dirigimos a las Cataratas de Tissisat sobre el Nilo Azul. Si bien es cierto que una presa da buena cuenta del agua, lamentablemente le resta espectacularidad a las cataratas.

GONDAR

Al norte del lago Tana se encuentra la ciudad de Gondar, que fue capital de los abisinios. El Rey Fasilides construyó siete iglesias y el Castillo de Fasilides. en el recinto real, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad y en sus 70.000 metros cuadrados se ven numerosas construcciones. La iglesia de Debre Behan Selassie es una de las iglesias más hermosas del país, famosa por sus pinturas coloridas del techo de madera, representando ángeles con plumas observando a los fieles.

En Gondar visitamos la ONG AYME (Ayudamos a mamá en Etiopía). Fundada por la etíope Yeshi Beyene, residente en Madrid, cuyo objetivo es ayudar a las madres etíopes en el parto. Mensajeros de la Paz del Padre Angel, patrocina proyectos con esta ONG en Gondar, Etiopia.

lalibela

Llamada también "la Jerusalén africana". Situada a 2500 metros de altitud, está considerada una de las ciudades cristianas ortodoxas más sagradas del país. EL complejo monumental de las iglesias medievales talladas en roca es el más visitado del país. Es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco  y una de las maravillas del mundo.

Son  trece iglesias construidas en el siglo XII, en dos grupos de seis más la Iglesia de San Jorge (Biete Giyorgis) aislada, que es la más sobresaliente y espectacular, con su planta cruciforme que penetra en la roca y también la mejor conservada. La construcción es tan perfecta que no necesita pilares con sus 30 metros de altura. Es la foto más famosa y buscada de Etiopia.. En el interior hay un mural de San Jorge con el Dragón del siglo XVI.

La leyenda cuenta que Dios se le apareció al Rey Lalibela y le ordenó construir una réplica de Jerusalén en África cuando el turco Suleimán invadió Jerusalén, y así evitarles hacer el peregrinaje a tierra santa.

entre tribus y etnias

Gracias a un servicio excelente de Ethiopian Airlines, llegamos puntualmente a Addis, para coger un bus y ponernos dirección sur hacia Arbaminch,  antes de llegar  a la ciudad subimos las laderas del monte Guge donde visitamos la tribu Dorze. Viven en chozas de paja altas en forma de torreones. Nos enseñan sus productos a la venta, ropa y gorros y nos deleitan con bailes típicos. Visitamos el Lago Chamo donde se ven pelícanos y aves diversas y llegamos a la  zona de los cocodrilos, conseguimos ver tres que estaban tomando el sol y luego divisamos un varano. Donde se cogen las barcas está lleno de monos y babuinos, hay que tener cuidado porque te roban lo que pueden.

Guerrero Tribu Dorse

A dos horas en bus desde Arbaminch, visitamos la tribu Konso, con sus aldeas tradicionales de piedra y empalizadas, y las cabañas cónicas. Siiguiendo los pasadizos se llegan a plazas donde trabajan con hierbas que venden en mercados. Lo característico de esta tribu es que la agricultura se desarrolla en terrazas. Honran a los  guerreros muertos con tótenes o estelas funerarias.

Estela funeraria. Tribu Konso

Desde Jinka, acedemos al Parque Mago, donde visitamos la famosa tribu Mursi, reconocible por los "platos labiales" que lucen las mujeres, que simbolizan belleza. Guerreros con escarficaciones, que simbolizan valentía por haber matado algún animal salvaje o un enemigo.

Te pedirán propina para casi todo, incluyendo las fotos que hagas.

En el valle del Omo, visitamos la etnia Hamer. Son polígamos y las mujeres llevan el pelo rizado y se lo pintan con tierra, agua y resina. Viven del pastoreo de cabras y ovejas, recolectan miel, y cultivan sorgo, mijo y alubias. La ceremonia más importante es la del "salto de la manada de cebú", que marca el paso de joven a hombre, consiste el poner de 6 a 12 cebus seguidos, y el nativo debe correr de dos a cuatro veces sobre los lomos de ellos sin caerse.

Debe superar esta prueba si quiere casarse y pueden tener hasta tres mujeres, en función del número de cebús de los que sean propietarios.

Atravesando el río Omo en canoa, conocemos a los Dassanech, otra tribu que linda con el Lago Turkana y Kenia. Viven pastoreando y cultivando tierras, también cazan cocodrilos para comérselos.

Esta tierra de guerreros, cazadores y nómadas, está cambiando por influencias del mundo externo. La vida nómada de pastoreo se ve afectada por la escasez de tierras y cada vez dependen más del turismo y las ONG. Solo quedan algunas tribus que mantienen su vida según sus tradiciones, las demás van evolucionando y adaptándose al pasar de los años.

¡No dejes que el tiempo te prive de descubrir la verdadera esencia de este país!

Más experiencias seleccionadas para ti