Textos y fotos Editorial Viajeros
Categoría
Compartir

IRÁN (II). La antigua Persia

... Y al llegar la noche, Sherezade continúa su historia, con el firme propóstio de cautivar al sultán una noche más...

ISFAHAN. La mitad del mundo.

Llegamos a Isfahan tras una travesía por el desierto que contrasta con la nieve de las altas montañas. Es una ciudad importante con amplias avenidas llenas de árboles y con un tráfico no agobiante, como si estuviese hecha para disfrutar la vida.

La Plaza del Imán o Plaza de Naghsh-e-Jahan, Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1979, fue construída en 1612 por el Sha Abbas I y orientada de noroeste a sureste, siguiendo un orden y simetría perfecta. Tiene el tráfico restringido únicamente a calesas que protegen las ruedas con gomas y que constantemente pasean a los turistas. Las edificaciones tienen dos alturas y en sus bajos está la mayor cantidad de tiendas de artesanía de todo tipo:  latón esmaltado, alfombras, cerámicas, dulces,.., parte pertenece al bazar. Abrazada en sus laterales por cuatro monumentos; en la parte norte está el portal Qaisarieh que da entrada a la fabulosa plaza, el más importante está en la parte sur, es la Mezquita del Imán, una obra maestra de la arquitectura mundial, el rey Sha Abbas I la comenzó en 1612 y se finalizó en 1638 por su sucesor. Típica mezquita iraní con patio central rodeado de pórticos y cuatro iwans. Una exquisita decoración con cerámica esmaltada con todo tipo de dibujos y figuras, inluso en la portada principal encontramos cerámica de oro y plata con poemas. La policromía safávida aquí alcanza el nivel más alto mundial.

Ya en el oeste nos encontramos con el Palacio de Ali Qapu, construida también por el Sha Abbas I, es un edificio de seis plantas, donde destaca la tercera con un pórtico abierto a los tres lados y sostenido por 18 pilares de madera, con unas vistas excepcionales a la plaza. En  la sexta planta hay una cámara de música con doble estuco y en escayola, cantidad de instrumentos musicales y una calidad del sonido muy bueno. Justo enfrente nos encontramos con la Mezquita de Sheikh Lotfollah construida por el rey Sha Abbas I en 1602, es de dimensiones reducidas y no sigue las normas clásicas de construcción, tiene una profusa decoración de cerámica y una policromía donde predomina el color azul.

El rey Sha Abbas I, traslado la capital del reino  de Qazvin a Isfahan en 1597. La Unesco declaró como bien cultural a las mezquitas de Sheikh Lotfollah y del Imán.

abyaneh. un museo viviente

En los alrededores de la ciudad de Natanz, a 30 km al oeste, cerca del monte Karkas, nos encontramos con un pueblo de color ocre, construido de adobe y madera, es el pueblo turístico de Abyaneh. Un pueblo histórico y pintoresco, con 2500 años de antigüedad, que ha mantenido las costumbres, el lenguaje, la cultura y sus tradiciones, sin embargo, es de los pocos pueblos en los que sus sus mujeres no utilizan el negro en su vestimenta. Fue declarado patrimonio de la humanidad en 2013.

kashan. Ciudad de rosas y viviendas históricas

En Kashan, ciudad conocida por sus casas famosas, lugar donde se vive de las rosas y los tejidos, visitaremos el Jardin histórico de Fin, llamado también jardín de Amir Kabir, porque aquí acabo sus días este visir del monarca Nassereddín Shah, asesinado en el edificio de los baños. Fue diseñado por el rey Abbas I. Sus canales siempre llevan agua desde hace diez siglos.

matinabad. estancia en el desierto

Una experiencia diferente es pasar la noche entre las montañas de Karkas, el desierto Dash-e Kvir y un lago salado.

Esta opción nos la da el campamento ecológico de Mantinabad, donde podemos elegir entre tres tipos de alojamiento: Tipo Carvanseraei (tradicionales iraníes, construidas en paja, ladrillo y yeso), habitaciones Koomeh (levantadas en ladrillo y lodo, con techo en forma de cúpula para facilitar la circulación del aire) y en tiendas de campaña. Disponen de todas las comodidades, y de actividades como paseos en camello, caminar por el desierto a pie o en bicicleta y comer lo que producen en la propia granja ecologíca o alrededores. Ha conseguido premios internacionales como eco-resort sostenible.

TEHERAN. Caótica y encantadora

Teheran es una  megaurbe que alcanza los 15 millones de habitantes y una variación de altitud de 1000 a 1700 metros. Muy cerca están los Montes Alborz con cerca de 4000 metros de altura, 50 Km. se encuentra el Damavand con 5.671 metros de altitud.

Cuando caminas por el norte de la ciudad se puede distinguir perfectamente la nieve de las montañas. Pero cuando paseas por sus calles, esas calles tan limpias, y te mezclas con su gente, es cuando percibes esa grata sensación de hospitalidad. Es ahora cuando te deshaces de los prejuicios y vas a dejarte sorprender por lo que puede enseñarte esta ciudad.

El Palacio de Golestan, es el palacio más antiguo de la ciudad, construído en el sigo XVI por la dinastía safávida, y posteriormente renovado por Karim Khan Zand en el XVIII. Son espectaculares los jardines y fuentes, asi como las cerámicas de las fachadas y los salones interiores de espejos.

Muy cerca se encuentra el Gran Bazar y si la gente no te lo impide, puedes perderte por infinidad de tiendas de todo tipo. A poca distancia está el Museo Nacional de Joyas, y si dispones de tiempo extra, es muy cuirioso ver el trono de Farah Pahlavi, el diamante Darya-i-nur, mayor diamante rosa del mundo, el Globo de Joyas, o el trono del Ave Real. 

En la parte norte de la ciudad, se encuentra el Palacio de Niavaran, lugar donde vivió el Sha Reza Pahlavi con Farah y familia. Destaca un tejado de aluminio que se abre y unas alfombras gigantescas con caras bordadas.

Teheran tiene una gran variedad de museos, Museo de los Tapices, Museo de Arqueología, Museo de arte contemporáneo,.... Si te interesa la cultura islámica no puede dejar de visitar el Mausoleo del Imam Jomeini.

No puedes abandonar Teheran sin ver su icono actual La Torre Azadi, que se construyó en 1.971 para conmemorar los 2500 años del aniversario del primer imperio persa, coincidiendo con una celebración internacional en Persepolis.

Dos construcciones emblemáticas modernas representativas son; la torre de telecomunicaciones “Torre Milad” y el puente Tabiat con unas vistas de la ciudad realmente asombrosas.

Teheran, como gran ciudad que es, precisa de tiempo, y aunque dispone de una red de metro de gran utilidad, patear sus calles es la mejor forma de conocer la ciudad y su gente.

¿Nos sobró algo de dinero? ... vámonos de compras!

Irán es un país sorprendente, encantador, hospitalario, rebosante de cultura e historia, de riqueza arqueológica y arquitectónica, y con muchas ganas de compartir sus tesoros con el resto del mundo.

Puedes contar tu propia historia o dejar que te la cuenten cada noche...  ¡Tú eliges!

Irán es un país especial, un destino único, un territorio inmenso en ese Oriente Medio que siempre ha sido puente de culturas, de gentes a caballo entre África, Asia y Europa

Texto y fotos: Editorial Viajeros

Cada noche Sherezade contaba una historia al sultán Shahriar, quien perdonaba su vida a cambio de nuevos relatos. Hicieron falta mil y una noches para cautivar al sultán, mucho menos necesita Irán para cautivarte. Bienvenidos a un lugar que no deja indiferente, hospitalario, repleto de cultura, con increíbles tesoros artísticos y arquitectónicos. Mezquitas, mausoleos, jardines y palacios serán parte del escenario de nuestro cuento de esta noche.

Más experiencias seleccionadas para ti