Textos y fotos Alejandra Pagaza (Madrid)
Categoría
Compartir

PERÚ

En la vida existen momentos que te marcan y mi viaje a Perú fue uno de ellos. Me embarqué en la aventura con un grupo de amigos y estoy deseando repetir la experiencia. Consistió en un circuito diseñado por agencias locales que empezaba en Lima y recorría después el conocido como Perú Inca.

La dinámica Lima

Durante nuestra estancia en la capital, Lima, pudimos disfrutar de restaurantes y lugares de ocio exclusivos a un precio razonable, vivir la noche limeña y relajarnos en sus playas. Pero lo mejor estaba por llegar.

Cuzco cultural

Nos subimos en un avión dirección Cuzco (o Cusco): una ciudad colonial perfectamente conservada y enclavada entre impetuosas montañas. Muy pronto empiezas a cogerle el gusto a las amargas hojas de coca, los mates y a andar muy despacio porque la falta de oxígeno enseguida se nota. Aquí los más perezosos se sentirán en su salsa porque es obligatorio hacer el mínimo esfuerzo. Gracias a las excursiones por la zona que realizamos, descubrimos la cultura, creencias y muchos ejemplos de su arquitectura como el Sacsayhuaman, Qenqo o el Coricancha.


Y por fin: Machu Picchu

Pasada una noche, nos aventuramos hacia la pequeña Ollantaytambo, encantadora localidad desde donde sale el legendario tren que lleva hasta Aguas Calientes y el imponente Machu Picchu. El trayecto de cinco horas tiene mucho encanto porque atraviesa zonas de exuberante vegetación y es muy inspirador (tanto que se te olvida que te has levantado a las 4 de la mañana para cogerlo). Aguas Calientes es un pueblecito acogedor, con casas cuidadas y una cascada que atraviesa la arteria principal y que dota a la villa de gran personalidad. Cuando llegas a Machu Picchu, después de una noche en Ollaytabamba, 5 horas en tren y otra en autobus, el paisaje que descubres es sobrecogedor. La energía que respiras, las historias que aprendes sobre sus costumbres y el entorno que te rodea te obligan a entrar en una dimensión diferente.

Si tuviera que destacar algo de esta maravilla, sin duda, sería la subida al Huayna Picchu, el pico más alto de la Ciudad Sagrada. Aunque alcanzar la cima requiere bastante esfuerzo y muchas ganas, fue una de mejores cosas del viaje (lamentablemente no pudimos compartirlo con una de nuestras amigas porque no subió hasta el final: el vértigo le jugó una mala pasada y es que el estado de algunos tramos de la ascensión cortan la respiración).

Me faltaría hablar de otras cosas, como los dolores gastrointestinales que estuvieron muy presentes durante todas las vacaciones (ya nos advirtieron de que debíamos tener cuidado con todo lo que comiéramos) pero la verdad que fueron unas incomodidades que no han podido empañar nuestro recuerdo. Un gran viaje.


 

La exposición “El Arte Mochica del Antiguo Perú. Oro, mitos y rituales”, que exhibe una importante muestra del Museo Larco, podrá disfrutarse en Caixa Forum Madrid hasta el 4 de octubre. Una visita imprescindible para conocer la sofisticación de las culturas que florecieron en Perú siglos antes del dominio inca.

Texto y fotos: Editorial Viajeros y Promperú

Un completo recorrido por Perú en solo 5 estaciones, las básicas para disfrutar de una apasionante mezcla de Naturaleza, Cultura y la mejor Gastronomía: 1) Lima, una capital para descubrir 2) Cuzco y su magia 3) Rumbo a Machu Picchu 4) Lago Titicaca: historia y tradición y 5) Crucero de lujo en la Amazonía peruana

Más experiencias seleccionadas para ti