Viajes

 

Acantilados con carácter e insondables, entre los que se encuentra el mayor de Europa, además de miradores remotos, convierten la isla en uno de los lugares con las panorámicas más espectaculares que cualquiera pueda imaginar. Sus empinadas faldas montañosas y valles interiores proporcionan un conjunto idóneo de miradores desde los que divisar paisajes de impresión, la inmensidad del mar y, en algunos casos, el resto de las islas del archipiélago.

El arte, la cultura, las experiencias personales, la convivencia... El Camino de Santiago es más que un itinerario. A su paso por Navarra, donde confluyen dos de las rutas que enlazan con Europa, su legado es de los que impresionan.

"Abrumador". Ese es el primer adjetivo que viene a la cabeza al otear el panorama invernal de Europa. Las posibilidades son tan extensas que es difícil decantarse por una u otra opción.

Tenemos sol, mar, montaña, cultura, historia, arte, naturaleza en su estado más seductor... Son muchos los pueblos de España que merecen una mención especial, pues en un país con tanto patrimonio, la oferta turística es inagotable. Os traemos un trocito ubicado en la zona centro que nosotros hemos recorrido en dos días, pero posee tantísima belleza, que un fin de semana sólo consigue dejarte con ganas de más.   

Almería_LasMenas_RevistaViajeros

De estas montañas del noroeste de Almería salió el mármol de la Alhambra y el de la Mezquita. Al sur, el desierto de Tabernas, escenario de cien westerns. Al norte, el valle del Almanzora y sus blancos pueblos de estirpe morisca: Serón, Bacares, Bayarque... Hay una vía verde por donde anduvo un tren minero y un telescopio en la cima, el mayor de Europa.

En Gipuzkoa es difícil equivocarse de destino, ya que está repleta de rincones que por sí solos ya representan el alma vasca: paisajes increíbles, excelentes restaurantes, sorprendentes fenómenos geológicos y sobre todo buena gente. El triángulo compuesto por Zarautz, Getaria y Zumaia será nuestro eje este fin de semana. ¿Nos acompañas?

En el suroeste de la provincia de Teruel se alza como un destino perfecto para este otoño la Sierra de Albarracín. Alberga infinidad de paisajes, nacimientos de ríos, pinturas rupestres y pintorescos pueblos que guardan celosos su privilegiada naturaleza.

Nueve son las luces que guían al viajero por la abrupta y desértica costa de Almería, desde Adra hasta Garrucha. Una ruta de 200 km que, además de faros, enhebra salinas bullentes de avifauna, pueblos de pescadores y playas vacías. Poco han cambiado estas calas desde que fondeaban en ella galeotas piratas y los faros eran atalayas que daban la alarma.

La serie de TVE dedicada a la reina, volvió a poner en el centro del mapa lugares de la vieja Castilla donde no paraba apenas nadie desde los tiempos de la Católica. Hoy queremos ser nosotros los encargados de refrescar la memoria a través de esta ruta jalonada por castillos, palacios y templos mudéjares, pero también reservas naturales, balnearios y hornos donde se dora el tostón con apetitosa parsimonia.

Colgada y abierta, luminosa, alada, airada, serena y enloquecida, infinita, obsesionante... así calificaba Camilo José Cela a Cuenca, una ciudad en la que callejear se convierte en un arte y en la manera perfecta de aprehender su esencia. ¿Me acompañas a recorrerla?

Páginas