Viajes

Imagínate viajando sin prisas a través de carreteras panorámicas e ir descubriendo ciudades, lagos, puertos de montaña, trenes centenarios, reservas de la biosfera, funiculares verticales y pueblos alpinos tan pintorescos que parecen irreales. Hablamos de la Gran Ruta de Suiza, una experiencia envolvente donde lo más emocionante es el camino.

Estonia, un país pequeño y recoleto, nos llama desde el norte de Europa. Comenzamos el recorrido en Tallín, cuyo casco histórico está envidiablemente conservado. Seguiremos por Tartu, su imparable vida nocturna estudiantil y las aventuras en el río Ahja. Al final llegaremos a los asentamientos de los Viejos Creyentes y de los Setos en el lago Peipsi.

El Reyno de Navarra nos habla de historias de reyes y nobles, pero también de la vida de sus antepasados y el carácter de los navarros. Es una tierra con identidad propia que ha sabido preservar el gran legado artístico e histórico de sus moradores.

Late a ritmo de bodhrán y a tiempo de reel pero también posee la delicadeza de las antiguas melodías, pausadas y evocadoras. Animada, enérgica, divertida, próspera, accesible... la capital de Irlanda es, sin duda, uno de los destinos más estimulantes del Viejo Continente.

Con las tentaciones de toda la vida aún vigentes, Madrid ofrece hoy en día un buen puñado de novedosos divertimentos que se pueden conocer en una incursión rápida. Barrios emergentes, el resurgir de un río, la nueva cara de un palacio centenario, museos que pasaban desapercibidos o espacios culturales donde antaño se mataban animales…

Entre el Pacífico y el Caribe se muestra, como un inmenso tapiz multicolor, una tierra en la que los pueblos indígenas tienen una peculiar visión de la existencia. En la tupida jungla sobresalen los templos mayas y los lagos reflejan majestuosos volcanes. Es una tentadora invitación a ser redescubierta. Es Guatemala.

Abrazada por el agua del océano Pacífico y del mar Caribe, Honduras goza del raro privilegio de tenerlo casi todo en su apretada geografía: bellas playas de arena blanca, una impresionante barrera coralina, las majestuosas ruinas del Imperio Maya, una arquitectura colonial bien conservada y la cálida hospitalidad de su gente.

Aquí hay personas de 183 nacionalidades, 600.000 flores de bulbo en parques y jardines, 255 tranvías, 165 canales, 1.281 puentes, 654 lápidas históricas en las fachadas de las casas, 8 molinos de viento, 220.000 árboles... Pero lo más sorprendente de todo es que lo tengan contabilizado! Bueno, Amsterdam es así. Diferente.

París te conquista incluso antes de visitarlo por primera vez. Son tantas las imágenes que tenemos guardadas en la memoria –debido a la Literatura, la Fotografía o el Cine– que esa sorpresa visual llega a desaparecer. Sin embargo, disponemos de otros sentidos, aparte de la vista, que sí nos invitan a gozar de esa primera impresión.

Nadie debería irse de este mundo sin haber tenido una experiencia en África. Y seguramente no hay mejor lugar donde bautizarse que en el sur del continente donde, gracias a una historia tan convulsa como rica desde un punto de vista sociológico y cultural, el impacto que se recibe es estremecedor. ¿Nos acompañas a Sudáfrica?

Páginas