Categoría
Compartir

VIAJES. 5 Razones para visitar Bahamas

Las islas Bahamas suenan a exotismo, a mares turquesas, playas coralinas y palmeras... pero también nos sugieren aventuras de piratas y corsarios. Barbanegra, sir Henry Morgan o Calico Jack fueron, quizás, los primeros viajeros en enamorarse de este enclave.

Las islas Bahamas suenan a exotismo, a paraíso (de los dos, fiscal y edénico), a mares turquesas, playas coralinas y palmeras... pero también nos sugieren aventuras de piratas y corsarios. Barbanegra, sir Henry Morgan o Calico Jack fueron, quizás, los primeros viajeros en enamorarse de este enclave y en convertirlo en un lugar a donde ir y donde ocultar los innumerables tesoros confiscados. Lo que no consiguieron ver estos hombres errantes es que el verdadero tesoro de las de 700 islas que forman las Bahamas no se podía comprar ni vender con doblones de oro. La magia de sus paisajes, los colores de sus ocasos, los fondos submarinos, la cultura y la simpatía natural de sus gentes estaba fuera de su alcance. Os daremos solo cinco razones para viajar a este privilegiado Caribe aunque hay muchas más en bahamasturismo.es

 

1. Nassau, su capital.

La capital del archipiélago, Nassau, es también la población más antigua de la isla y la que más exponentes arquitectónicos nos brinda. Merece la pena pasear por sus calles para descubrir su bien conservada herencia colonial, sus villas victorianas, iglesias y fortalezas. En su principal vía comercial, Bay Street, es casi tan interesante entrar y salir de sus tiendas como quedarse sentado en uno de sus soportales y ver pasar a los transeúntes, observar la curiosa mezcla étnica, algún que otro coche de caballos, niños uniformados camino de la escuela...  Algunas de las visitas básicas en Nassau son a Balcony House (la casa de madera más antigua del país), el Museo de los Piratas y a Straw Market (el mercado de cestería).

 

2. Playas y buceo.

En este rincón caribeño se encuentran playas que rozan la perfección o que la sobrepasan. Las que más se parecen a la imagen que solemos tener en mente en cuanto a palmeras inclinadas, aguas transparentes y arena coralina son Harbour Island(con una espectacular ensenada de color rosa) y Eleuthera (una de las favoritas de las parejas durante las lunas de miel). Y si alguien quiere emular a Robinson Crusoe y sentirse el único ser sobre la tierra también puede hacerlo dirigiéndose a islas como Acklins o Mayaguana.


Para conocer otra dimensión, aparte de la terrestre, es interesante sumergirse bajo el mar. Iniciarse al submarinismo aquí es muy recomendable dada la temperatura, transparencia y seguridad de las aguas. Se puede bucear en más de mil enclaves, en muchos de ellos solo es necesario disponer de tubo, gafas y aletas para disfrutar de un auténtico espectáculo visual. Los más atrevidos disfrutarán especialmente dando de comer a los tiburones o jugando con los delfines.
 


3. Parques Naturales.

La Naturaleza ha sido generosa con este archipiélago y, además de ofrecerle unas costas bellísimas, también le ha otorgado el don de poseer numerosos parques naturales. Entre ellos podemos destacar el Exuma Land and Sea Park, el primer parque marino del mundo (inaugurado en 1958), y el Abaco National Park, que cuenta con una extensión de unas ocho mil hectáreas y es el hogar del loro de las Bahamas, una especie protegida. También de interés es Inagua National Park, una de las mayores reservas de flamencos rosas del mundo, y Union Creek Reserve que cuenta con un centro de investigación y un criadero de tortugas gigantes.



4. Navegar en Las Ábacos.

Las Abacos es el segundo conjunto de islas más grande del archipiélago. Sus habitantes descienden mayoritariamente de los colonos llegados en 1783 tras la revolución americana. Este es el motivo por el que la arquitectura de Green Turtle y Hope Town, con sus casas de madera de color pastel y vallas blancas, recuerdan a Nueva Inglaterra. Esta isla es idónea para los amantes de la navegación ya que en ella la afición a esta actividad alcanza su máximo apogeo e incluso se construyen sloops (embarcaciones tradicionales). En Abacos se puede alquilar un barco para pasear de islote en islote, del Cayo Man-O-War hasta el Green Turtle, o una semana de catamarán con capitán a bordo.

 


5. La pesca del pez ratón.

Andros, llamada inicialmente por los conquistadores la isla del Espíritu Santo, ha sido elegida para formar parte de este artículo por varios motivos: su mezcla de culturas, ya que sus primeros pobladores eran indios seminole y esclavos de las plantaciones del sur de América; es una de las islas menos exploradas; y cuenta con una gran riqueza natural. Se halla rodeada por la tercera barrera de coral más grande del planeta. Además de todo lo anterior, a los aficionados a la pesca y a las curiosidades les gustará saber que Andros está considerada la capital mundial de la pesca del pez ratón, que es una especie transparente que habita en aguas superficiales.

Sus cinco parques nacionales, el Festival del Cangrejo y la fábrica de androsia (telas con motivos que representan la flora y la fauna de Bahamas) son otras razones de peso para visitarla.

 

Texto: Paz Medina Fotos: Revista Viajeros/ Bahamas Turismo

Guardar

Más experiencias seleccionadas para ti